Veinticinco años después de Oslo, una catástrofe cada vez más profunda para los palestinos

por Bill Van Auken
15 septiembre 2018

El jueves se cumplieron 25 años desde que el líder de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, y el primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, adoptaron los Acuerdos de Oslo en una reunión en Washington, con el presidente Bill Clinton como anfitrión del evento.

Se suponía que los acuerdos iniciarían un "proceso de paz" que daría lugar a un acuerdo negociado entre Israel y los palestinos, resolviendo cuestiones tales como las fronteras entre Israel y un estado palestino, el futuro de los asentamientos sionistas ilegales, el estado de Jerusalén y el derecho de retorno de los refugiados palestinos.

El acuerdo fue presentado como un camino hacia la realización del "derecho del pueblo palestino a la autodeterminación", que supuestamente se lograría mediante una "solución de dos estados", creando una entidad nacional palestina en las tierras ocupadas por Israel en 1967.

El aniversario apenas se observó en Israel o en los territorios palestinos ocupados. Una pequeña reunión en el American Colony Hotel en Jerusalén Este dirigida por funcionarios palestinos e israelíes que respaldaron el acuerdo fue disuelta por un grupo de jóvenes manifestantes palestinos enojados.

Secciones de los medios de comunicación israelíes publicaron artículos lamentando las "oportunidades perdidas" del llamado proceso de paz, al tiempo que distribuían la culpa de manera imparcial. En realidad, Oslo sirvió precisamente para lo que se pretendía, proporcionando una cobertura para la implacable agresión israelí durante el último cuarto de siglo.

Los funcionarios estadounidenses e israelíes han marcado el aniversario con la búsqueda agresiva de una política que está descaradamente determinada por los elementos más derechistas dentro del estado israelí. Se dedica a obligar a los funcionarios palestinos a llevar a cabo una renuncia inequívoca a todas las demandas y los derechos del pueblo palestino, lo que el presidente Donald Trump describe como su "acuerdo del siglo".

El lunes, Trump ordenó el cierre de la embajada de facto de la OLP en Washington. Esto sigue a una serie de medidas cada vez más severas tomadas por Washington para respaldar al régimen israelí del primer ministro Benjamin Netanyahu y privar la libertad de los palestinos a la sumisión.

Éstos incluyen el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y la transferencia de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén en un repudio a la política previa de los EUA y de los reclamos palestinos a la ciudad. El Departamento de Estado, mientras tanto, ha eliminado la palabra "ocupado" en sus referencias a los territorios palestinos.

Más substancialmente, Washington ha cortado casi $600 millones en ayuda para los palestinos empobrecidos en Cisjordania, Gaza y los campos de refugiados en el mundo árabe, al mismo tiempo que repudia la existencia de refugiados palestinos y la agencia de la ONU que los ayuda, UNRWA. Estados Unidos eliminó todos sus fondos para UNRWA, que el año pasado ascendía a 350 millones de dólares, mientras desechaba otros 200 millones de dólares en ayuda canalizada a través de USAID y, en un acto particularmente mezquino y vengativo, anunció que terminaría con $25 millones en asistencia previamente otorgada a seis hospitales que atienden predominantemente a poblaciones palestinas en Jerusalén. Los resultados se sentirán en las personas que pasan hambre, a los niños se les niega la educación y a los pacientes que mueren.

Trump ha prescindido de la desgastada fachada del "proceso de paz" promovido por las sucesivas administraciones estadounidenses desde Clinton, incluso cuando las negociaciones resultaron cada vez más inútiles y se disolvieron irrevocablemente hace más de una década.

Con el apoyo incondicional de Washington, el gobierno de Netanyahu recientemente promulgó una ley que declara a Israel como el "estado nación del pueblo judío", renunciando al reconocimiento formal de la igualdad de todos los ciudadanos del estado y elevando el apartheid al nivel de un principio de sistema constitucional.

En el cuarto de siglo desde que Arafat, Rabin y Clinton estuvieron en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, las condiciones para las masas del pueblo palestino se han deteriorado marcadamente. Mientras tanto, Israel, apoyado por Washington, ha utilizado el llamado "proceso de paz" como cortina de humo para apoderarse de cantidades cada vez mayores de tierras palestinas, la gran expansión de asentamientos en Cisjordania ocupada y la consolidación de lo que equivale a un estado de apartheid.

El número de israelíes que vivían en los asentamientos de Cisjordania casi se duplicó a fines de los años noventa. En la actualidad, su número es tres veces mayor que en 1993, con casi 700,000 viviendo en Cisjordania, y otros 200,000 viviendo en lo que había sido tierra palestina en Jerusalén Este.

Estos "hechos sobre el terreno" se han complementado con la separación militar israelí de Cisjordania de Gaza y Jerusalén y la división de Cisjordania en una colección de bantustanes no contiguos por muros, caminos de seguridad y cientos de puestos de control israelíes.

En Gaza, que está gobernado por el movimiento islamista Hamas, las condiciones son "catastróficas" después de 11 años de "asedio económico", en palabras de un nuevo informe emitido por una agencia de la ONU. Este asedio ha incluido reiterados asaltos militares israelíes que han destruido miles de vidas e infraestructura básica.

La agencia de desarrollo UNCTAD atribuyó las condiciones tanto al estrangulamiento económico impuesto por la ocupación y el bloqueo de Israel como a la fuerte reducción de la ayuda internacional, que disminuyó más del 10 por ciento en 2017 en comparación con el año anterior, mucho antes de los recortes masivos impuestos. por la administración Trump.

La población de la Franja de Gaza, según el informe, "se redujo a un caso humanitario de profundo sufrimiento y dependencia de la ayuda". Señaló que la tasa de desempleo en los territorios palestinos ocupados es la más alta del planeta, más del 27 por ciento en total y alrededor del 44 por ciento en Gaza. La mitad de los palestinos menores de 30 años no tienen trabajo en los territorios ocupados.

La única creación duradera de los Acuerdos de Oslo es la monstruosidad conocida como la Autoridad Palestina (AP) encabezada por Mahmoud Abbas, un presidente no electo que gobierna por decreto. La Autoridad Palestina ha enriquecido a una delgada capa de la burguesía palestina sin sobornos de la ayuda económica, mientras que sirve para vigilar a la población de Cisjordania en interés de Israel y el imperialismo. El territorio tiene la proporción más alta de fuerzas de seguridad con respecto a la población de cualquier territorio del planeta, y las prisiones se están construyendo a un ritmo más rápido que las escuelas.

Incluso cuando Trump hizo sus gestos ostensibles de cerrar la oficina de la OLP en Washington y cortar la asistencia humanitaria, los fondos estadounidenses para la policía militarizada de la AP han continuado ininterrumpidamente y una delegación de funcionarios de seguridad e inteligencia de la Autoridad Palestina viajó a Washington a principios de este mes para conversar con la CIA.

El camino de la OLP hacia los Acuerdos de Oslo incluyó una serie de negociaciones secretas negociadas por Noruega y la declaración pública de Arafat en Ginebra en 1988 de que la OLP renunció al terrorismo y reconoció el "derecho de todas las partes involucradas en el conflicto de Medio Oriente a existir en paz y seguridad."

Presionado por los medios de comunicación occidentales para ir más allá y reconocer a Israel, Arafat respondió amargamente: "Ya es suficiente. ¿Quieres que haga un striptease? Sería indecoroso ".

El striptease finalmente se consumó en el césped de la Casa Blanca cinco años después.

El heroísmo y el auto sacrificio de los luchadores de la OLP inspiraron a los trabajadores y a los jóvenes en todo el Medio Oriente. La OLP fue, sin embargo, un movimiento que finalmente representó las aspiraciones nacionalistas de una burguesía palestina exiliada y no pudo y no quiso hacer un llamamiento genuino a la clase trabajadora árabe y las masas oprimidas. Continuó dependiendo de los regímenes reaccionarios de Egipto, Siria, Jordania, Líbano y otros lugares, incluso cuando colaboraron en la persecución de los palestinos por parte de Israel y perpetraron ataques directos contra ellos, incluida la masacre de judíos palestinos en septiembre de 1970 por Jordania, y la complicidad de Siria en la matanza falangista libanesa de palestinos en los campos de Karantina y Tel al Zaatar en 1975.

Al final, había una lógica inexorable en la capitulación de la OLP ante el imperialismo y su transformación, que incluía el aislamiento forzado y la muerte inexplicada de Arafat en 2004, en un instrumento abierto de opresión de las mismas personas que afirmaba que liberaría. Su evolución siguió un camino desgastado recorrido por otros movimientos que habían prometido la liberación nacional a través de la lucha armada, incluidos el Congreso Nacional Africano en Sudáfrica, los sandinistas en Nicaragua, el FMLN en El Salvador y otros.

La OLP había tratado de mantener su supervivencia mediante maniobras entre los diversos regímenes árabes y explotando el conflicto de la Guerra Fría entre Washington y la burocracia estalinista de Moscú. Parte de esta negociación fáustica fue una neutralidad declarada explícitamente en relación con la lucha de clases dentro de los estados árabes.

A fines de los años ochenta, los salarios de este acuerdo vencieron, ya que los cambios profundos en el capitalismo mundial basados en la integración global en constante aumento de la producción socavaron las mismas fuerzas de las que había dependido la OLP. El giro de la burocracia estalinista hacia la restauración del capitalismo y la liquidación de la Unión Soviética fue acompañado por el giro de regímenes árabes supuestamente nacionalistas hacia una colaboración cada vez más estrecha con el imperialismo.

Dentro de los territorios palestinos, este proceso fue acompañado por la primera intifada. Esta rebelión espontánea estalló entre los trabajadores y la juventud, independientemente de y, en última instancia, en contra de la oposición de la dirección de la OLP, que temía que esta lucha desde abajo amenazara su proyecto de establecer un estado burgués independiente.

El impase y la degeneración innegable que enfrenta este proyecto nacionalista, 25 años después de los Acuerdos de Oslo, han proporcionado una nueva confirmación de la teoría de la Revolución Permanente desarrollada por León Trotsky. En los países oprimidos, las tareas democráticas y nacionales que en un período histórico anterior estuvieron asociadas con el ascenso de la burguesía, en la época del imperialismo, solo pueden lograrse mediante la movilización revolucionaria independiente de la clase trabajadora basada en un movimiento de perspectiva socialista e internacionalista.

La liberación del pueblo palestino nunca se logrará mediante negociaciones imperialistas para una "solución de dos estados". Poner fin a décadas de opresión, pobreza y violencia solo se puede lograr uniendo a la clase obrera judía y árabe en el luchar por una Federación Socialista de Medio Oriente como parte de la lucha para poner fin al capitalismo en todo el mundo.

El autor también recomienda:

Yasser Arafat: 1929-2004
[12 de noviembre de 2004]

(Publicado originalmente en inglés el 14 de septiembre de 2018)