Estados Unidos intensifica las sanciones ilegales y unilaterales contra Irán

por Mike Head
5 noviembre 2018

Intensificando su agresiva agenda global del “Estados Unidos primero”, el gobierno de Trump confirmó ayer que impondrá nuevas sanciones a Irán que están diseñadas para paralizar su economía, que matará a su pueblo y que someterá a su gobierno para imponer un régimen favorable a los Estados Unidos.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó una fotografía de él mismo el viernes al estilo de un anuncio publicitario de la serie de televisión de fantasía Juego de Tronos, con el lema: “Las sanciones vienen el 5 de noviembre”. Esta es una referencia a “Se acerca el invierno”, el lema de la serie de violencia, venganza y guerra. Más tarde, se jactó ante los periodistas: “Irán está recibiendo un gran golpe”.

Las medidas esbozadas ayer son tan amplias que equivalen a una declaración de guerra. Además, están respaldadas por amenazas de acción militar si Irán persiste en desafiar a los dictados estadounidenses. Las sanciones violan las resoluciones de la ONU que respaldan el acuerdo nuclear de 2015 firmado entre Irán, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China), además de Alemania y la Unión Europea.

El Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, confirmó efectivamente que Washington, que instaló y mantuvo la bárbara dictadura del Shah Reza Pahlavi durante más de 25 años desde 1953 hasta 1979, busca una vez más establecer una hegemonía sin rival sobre este país rico en petróleo.

“Todos los esfuerzos están dirigidos a darle al pueblo iraní el gobierno que no solo quieren sino que merecen”, declaró el exdirector de la CIA, empleando el lenguaje abusivo y despectivo asociado con las operaciones de cambio de régimen de Estados Unidos en todo el mundo.

Para lograr su fin, la administración de Trump está castigando directamente al pueblo iraní, y decenas de miles de ellos podrían morir como resultado de los impedimentos de los Estados Unidos a la importación de alimentos y medicamentos. También está apuntando a los rivales europeos del imperialismo estadounidense, que ayer condenaron conjuntamente las medidas estadounidenses y prometieron encontrar formas de desafiarlas.

En línea con el voto de Trump de cortar completamente los ingresos petroleros de Irán, los exportadores de petróleo, los bancos y los petroleros estarán entre las 700 compañías, individuos, embarcaciones y aeronaves que se agregarán a la lista negra existente de sanciones estadounidenses el lunes.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, también anunció que SWIFT, el servicio de mensajería financiera privada con sede en Bruselas que permite a los bancos comunicarse de manera segura, también estaría sujeto a sanciones. “Hemos aconsejado a SWIFT que desconecte a cualquier institución financiera iraní que designemos tan pronto como sea técnicamente posible”, dijo.

Las potencias europeas, al igual que Rusia y China, están amenazadas porque las sanciones de los Estados Unidos deben aplicarse mediante sanciones secundarias punitivas. Las empresas y los países que comercian con Irán enfrentarán la exclusión del mercado estadounidense y multas financieras y de otro tipo.

Pompeo dijo que a ocho “jurisdicciones” se les otorgarían exenciones temporales, es decir, un “permiso” de Estados Unidos para continuar importando petróleo o gas natural iraní después de que las sanciones de Estados Unidos entren en vigencia el lunes, pero solo en el entendido de que detendrían o reducirían drásticamente sus importaciones dentro de unas semanas. El objetivo, reiteró, era privar a Irán de todos los ingresos de las exportaciones de energía lo antes posible.

Pompeo no nombró a los países que serían exentos, excepto para decir claramente que los de la Unión Europea no estaba entre ellos. Se cree que incluyen a India, Japón, Corea del Sur y posiblemente a China, que hasta ahora ha cumplido con las demandas de los Estados Unidos al reducir sus importaciones de petróleo de Irán. El vecino del norte de Irán, Turquía, dijo que era uno de los ocho.

Seis países acordaron “reducir en gran medida” los niveles de compra de petróleo, dijo Pompeo, y dos dijeron que pronto terminarían con sus importaciones de petróleo iraní. El dinero de las ventas a los países exentos se mantendría en cuentas fuera de Irán, dijo, y solo se podría gastar en suministros humanitarios o bienes aprobados.

Lejos de eximir a los alimentos y medicamentos básicos de las sanciones, el gobierno de Trump, dicen los funcionarios europeos, se ha asegurado de que estarán sujetos al embargo de los Estados Unidos, de hecho, si no de palabra.

Gerard Araud, el embajador de Francia en Washington, dijo esta semana: “Por supuesto, los bienes humanitarios no están sancionados. Pero el hecho es que los bancos están tan aterrorizados por las sanciones que no quieren hacer nada con Irán. Significa que en unos pocos meses, existe un gran riesgo de que haya escasez de medicamentos en Irán si no hacemos algo positivo”.

Los embajadores del Reino Unido, Francia y Alemania en los EUA realizaron visitas conjuntas al Departamento del Tesoro y al Estado de los EUA en septiembre, tratando de persuadir a la administración de Trump de que produjera una “lista blanca”. Esto proporcionaría directrices sobre qué canales podrían seguir los bancos y empresas europeas para realizar transacciones exentas.

Bajo las sanciones anteriores, los bancos y compañías extranjeras evitaron todas las transacciones con Irán por temor a ser penalizados, lo que provocó una grave escasez de medicamentos y alimentos básicos para salvar vidas en los años anteriores al acuerdo de 2015.

“No hay duda de que la vida de miles de pacientes estará en riesgo”, dijo Ahmad Ghavideh, de la sociedad de hemofilia de Irán, a The Guardian por teléfono desde Teherán. “Cualquier retraso en el suministro de medicamentos, particularmente en el sector en el que trabajo, tendrá consecuencias catastróficas”, dijo el jefe de la ONG.

El viernes, el enviado especial del Departamento de Estado para Irán, Brian Hook, descartó hacer provisiones especiales para bienes humanitarios. “La carga no está en que los Estados Unidos identifique los canales seguros”, dijo Hook a los periodistas. “Los bancos no confían en el sistema bancario de Irán ... Ese es el problema de Irán; No es nuestro problema”.

Ellie Geranmayeh, miembro de política superior del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo a los reporteros: “He hablado con varias compañías farmacéuticas europeas y dicen que sus bancos han señalado que van a tener dificultades para lidiar con cualquier pago de Irán. Esto no es coherente con la política declarada por el gobierno de Trump de que las sanciones no son contra el pueblo iraní”.

Pompeo dijo el viernes que las sanciones estaban “destinadas a privar al régimen de los ingresos que utiliza para difundir la muerte y la destrucción en todo el mundo”. En realidad, es Estados Unidos, la mayor potencia nuclear del mundo, quien tiene un largo historial documentado de agresión militar, golpes de Estado, asesinatos y apoyo al terrorismo, así como de desencadenar la destrucción de sociedades enteras en todo el Medio Oriente, desde Libia hasta Yemen, Siria, Irak y Afganistán, desde 2001.

Además, las demandas emitidas a Irán por Washington requieren que se detenga todo el enriquecimiento de uranio, es decir, que se renuncie permanentemente al derecho de desarrollar un programa nuclear civil, incluso para la generación de energía y el uso médico. Teherán insiste en que ha cumplido plenamente con el acuerdo nuclear de 2015 y el Organismo Internacional de Energía Atómica, el organismo de cumplimiento de la ONU, lo ha confirmado repetidamente.

Desde mayo, cuando Trump se retiró del acuerdo nuclear de 2015, conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), las exportaciones de petróleo crudo de Irán se han reducido en alrededor de un tercio, o alrededor de un millón de barriles por día.

Esta y las sanciones existentes en los Estados Unidos sobre 168 individuos, compañías y grupos iraníes han llevado a la economía iraní al borde del colapso. Su moneda ha perdido alrededor del 70 por ciento de su valor este año.

Las acciones de los Estados Unidos están alimentando las tensiones geoestratégicas e intensificando el riesgo de guerra. Pompeo y Mnuchin dijeron que Estados Unidos intentaría frustrar cualquier esfuerzo europeo para burlar las sanciones.

La jefa de política exterior de la UE, Federica Mogherini, emitió un comunicado conjunto con los ministros de Relaciones Exteriores británico, francés y alemán el viernes, diciendo que continuarían trabajando en formas de mantener el comercio con Irán. “Nuestra resolución colectiva de completar este trabajo es inquebrantable”, agrega la declaración.

La declaración europea aludió al peligro de guerra, defendiendo el acuerdo nuclear de 2015 como “esencial para la seguridad de Europa, la región y el mundo entero”.

El autor también recomienda:

A medida que se endurecen las sanciones, Washington amenaza a Irán con emplear “poderío militar”
[3 noviembre 2018]

(Publicado originalmente en inglés el 3 de noviembre de 2018)