El 50 aniversario de la fundación de la PSI (Sri Lanka)

La lucha política de la RCL/SEP contra la traición del LSSP

por W.A. Sunil y Deepal Jayasekera
3 enero 2019

Primera parte | Segunda parte | Tercera parte | Cuarta parte | Quinta parte |Sexta parte

Este es el cuarto de una serie de artículos publicados por el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) en Sri Lanka para conmemorar el 50 aniversario de su fundación en junio de 1968.

Establecida como la Liga Comunista Revolucionaria (RCL , por sus siglas en inglés), la sección de Sri Lanka del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), pasó a llamarse Partido Socialista por la Igualdad (PSI o SEP en inglés) en 1996. Se ha publicado una declaración para marcar el congreso fundador del RCL d el 16 al 17 de junio de 1968.

Estos artículos elaboran los fundamentos de los principios de la RCL y extraen las lecciones políticas esenciales de la lucha por estos principios en los últimos 50 años. La fundación de la RCL se basó en el programa y la perspectiva del internacionalismo socialista que el Partido Lanka Sama Samaja, que afirmaba ser un partido trotskista, había traicionado al ingresar al G obierno burgués de la señora Sirima Bandaranaike en 1964.

Un aspecto central del trabaj o del SEP ha sido la lucha por la Teoría de la Revolución Permanente de Trotsky, la cual estableció que , en los países con un desarrollo capitalista tardío, solo la clase obrera es capaz de liderar la lucha por los derechos democráticos y sociales básicos de los trabajadores y en las zonas rurales como parte de la lucha por el socialismo internacional. Estas lecciones son críticas para las luchas emergentes de la clase trabajadora, no solo en Sri Lanka, sino en toda Asia y el mundo.

La lucha política de la Liga Comunista Revolucionaria (RCL), precursora del Partido Socialista por la Igualdad (SEP), contra la traición histórica del Partido Lanka Sama Samaja (LSSP) en 1964 tomó su forma más aguda en la lucha contra el segundo Gobierno de coalición.

El LSSP llegó al poder por segunda vez en 1970 como parte de una coalición liderada por el Partido de la Libertad de Sri Lanka (SLFP), que incluía al Partido Comunista estalinista de Sri Lanka (CPSL). Los próximos siete años de gobierno de la coalición, lejos de ser progresistas en ningún sentido, allanaron el camino para una reestructuración promercado y una guerra civil comunal que iba a devastar la isla desde 1983.

La RCL emprendió una lucha constante, en condiciones difíciles, contra el Gobierno de coalición liderado por la primera ministra Sirima Bandaranaike, y en particular el LSSP, que continuó deshonestamente refiriéndose a su historial trotskista anterior.

Al hacerlo, el RCL confirmó la Teoría de la Revolución Permanente de León Trotsky, que demostró la incapacidad de la burguesía para cumplir con las aspiraciones democráticas y las necesidades sociales de los trabajadores. El partido luchó por la independencia política de la clase obrera de todas las facciones de la burguesía en la lucha por un Gobierno obrero y campesino, y políticas socialistas.

La coalición llegó al poder en medio de una ola internacional de explosiones revolucionarias durante el período 1968–1975, incluida la huelga general francesa de mayo y junio de 1968, las rebeliones urbanas en EUA, el cálido otoño de huelgas de Italia en 1969 y la caída de las dictaduras en Grecia, España y Portugal. Este aumento fue traicionado por los socialdemócratas, los estalinistas y los sindicatos, ayudados e instigados por los revisionistas pablistas, que habían abandonado los principios del trotskismo durante su escisión de la Cuarta Internacional en 1953.

Esta crisis fue aguda en el subcontinente indio, incluso en Sri Lanka, donde hubo un marcado aumento en las luchas de la clase obrera y el descontento rural. En medio de una hostilidad generalizada contra el Partido Nacional Unido (UNP), abiertamente de derecha, el Gobierno de coalición se instaló en 1970 en un intento por contener el movimiento de la clase obrera.

Después de una aclaración crucial de su línea política durante las elecciones de 1970, la RCL avanzó la demanda táctica de que el LSSP y el CPSL se separasen de la coalición burguesa y luchasen por un Gobierno de trabajadores y campesinos para implementar políticas socialistas.

La línea de principios de la RCL se opuso con vehemencia a los grupos pablistas como el LSSP (R) y el Partido Revolucionarios de los Trabajadores (RWP). Thulsiri Andradi, un líder del RWP, denunció a la RCL por fomentar ilusiones en el LSSP y el CPSL. En realidad, bajo condiciones en las que los trabajadores todavía tenían muchas ilusiones, particularmente en el LSSP, la demanda de que rompiera con el SLFP exponía el papel del LSSP como defensor de este partido burgués y su programa contra la clase trabajadora.

En Los fundamentos históricos e internacionales del Partido Socialista por la Igualdad, se explicó: “La demanda de la RCL ... no tenía como objetivo promover estos partidos, sino más bien romper su control sobre las capas de tendencia socialista de la clase trabajadora que todavía miraban a regañadientes al LSSP y al CPSL en busca de liderazgo ... la denuncia aparentemente izquierdista [de esta demanda] fue, de hecho, una evasión de la tarea política esencial de exponer al LSSP y al CPSL y, por lo tanto, dejó a los trabajadores en manos de estos partidos".

La duplicidad del LSSP (R) y el RWP se puso de manifiesto en su oposición a cualquier lucha política en los sindicatos contra el LSSP. El líder del LSSP (R), Bala Tampoe, quien también lideró la Unión Mercantil de Ceilán (CMU), abogó por la militancia sindical, pero insistió en que "no hay política" en los sindicatos, ya que afectaría la unidad de la lucha.

En realidad, la "no política" en los sindicatos significa no a la política revolucionaria. El llamado a la "unidad" no fue por una lucha unificada de los trabajadores contra el Gobierno de coalición, sino por una unión de los burócratas sindicales para evitar tal lucha. Tampoe y Andradi fueron profundamente hostiles a cualquier cosa que pudiera interrumpir sus relaciones oportunistas con el LSSP y el CPSL.

El carácter despiadado del Gobierno de coalición se demostró en su sangrienta represión del levantamiento mal concebido de 1971 liderado por el Janatha Vimukthi Peramuna (JVP) en el que aproximadamente 15.000 jóvenes cingaleses de zonas rurales fueron asesinados y muchos más encarcelados indefinidamente. A pesar de sus diferencias políticas fundamentales con el JVP, la RCL emprendió una campaña prolongada, detallada en la Parte Tres, para exigir la liberación de los presos políticos.

A raíz de la sublevación del JVP, el Gobierno de Bandaranaike giró más a la derecha, promoviendo el comunalismo cingalés para que dividiera a los trabajadores y los jóvenes, y para apuntalar su base entre la pequeña burguesía cingalesa. El líder del LSSP, Colvin R. de Silva, fue responsable de redactar una nueva constitución comunalista que consagró al budismo como la religión oficial del Estado y el cingalés como su idioma oficial. Sus medidas discriminatorias contra los tamiles pusieron en marcha procesos, detallados en la siguiente parte de esta serie, que sumirían a la isla en una desastrosa guerra civil.

El divisivo chovinismo cingalés, junto con la represión policial-estatal, fueron las herramientas reaccionarias del Gobierno para enfrentar el creciente malestar de la clase trabajadora. En agosto-septiembre de 1972, estallaron huelgas entre los técnicos de riego y los trabajadores bancarios por cuestiones salariales. Más de 200.000 trabajadores de plantaciones dejaron de trabajar y exigieron menos horas de trabajo. El 30 de agosto, la coalición gobernante anunció que tomaría medidas estrictas contra cualquier movimiento que "socave la economía del país".

La RCL respondió emitiendo una declaración en agosto de 1972 declarando: "El tema principal de esta militancia [de la clase trabajadora] es la incapacidad de resolver cualquier problema de la clase trabajadora sin derrotar el Gobierno capitalista, es decir, no hay un solo derecho de la clase trabajadora que pueda ser defendido sin instalar un Gobierno de trabajadores y campesinos en el poder”.

El LSSP (R) se negó a movilizar la fuerza industrial de sus sindicatos para defender a los trabajadores en huelga. Su líder, Bala Tampoe, apeló al Gobierno para que continuara sus negociaciones "efectivas" con el Sindicato de Empleados del Banco de Ceilán (CBEU) y otros sindicatos, incluso mientras tomaba pasos para aplastar la huelga. La RCL se opuso al LSSP (R) y ganó un número significativo de seguidores entre los trabajadores bancarios.

Alentado por la traición del LSSP (R), el Gobierno utilizó órdenes de servicios esenciales para despedir a los técnicos de irrigación e ilegalizó la huelga en las plantaciones. El líder y ministro de finanzas del LSSP, N.M. Perera, rompió la huelga bancaria de 108 días al despedir a todos los empleados de los bancos estatales.

La RCL adoptó una posición de principio en contra de la nueva Constitución comunal y defendió los derechos democráticos de los tamiles. El Sindicato de Impresores Gubernamentales, por iniciativa de los miembros de la RCL que estaban en la dirección del sindicato, aprobó una resolución denunciando la nueva Constitución. El LSSP reaccionó expulsando al sindicato de impresores de su Federación de Trabajadores Gubernamentales, pero se vio obligado a dar marcha atrás cuando la RCL realizó una campaña oponiéndose a la decisión.

El Gobierno de coalición respondió a las crisis del precio del petróleo y la recesión atacando las condiciones de vida de los trabajadores y las masas rurales. El ministro de finanzas Perera reguló rígidamente la actividad económica a través de controles de importación, congelación de salarios y límites en la distribución de artículos esenciales, como arroz, azúcar y harina. En las plantaciones, los trabajadores se enfrentaron a un desempleo y subempleo rampantes, y se reportaron cientos de muertes por inanición.

A medida que se desarrollaban los disturbios, los sindicatos del LSSP y CPSL lanzaron un falso movimiento de "28 demandas" que hizo inútiles llamamientos al Gobierno del que formaban parte. Cuando el LSSP anunció una manifestación en Colombo el 16 de noviembre de 1974, la primera ministra Bandaranaike, quien se encontraba en Moscú en ese momento, impuso un toque de queda y prohibió la protesta. Los matones del SLFP y UNP atacaron violentamente a los líderes sindicales del LSSP. Otros fueron arrestados por la policía.

En medio de las marcadas diferencias en la coalición gobernante sobre la política económica, Bandaranaike despidió a los ministros del LSSP de su gabinete en septiembre de 1975 y dio los primeros pasos hacia la apertura de Sri Lanka a la inversión extranjera. Los líderes del LSSP criticaron a Bandaranaike, pero sus discursos constituyeron una condena de sus propias afirmaciones de la década anterior en las que aducían que el SLFP se estaba moviendo en una dirección socialista. El LSSP abandonó el gobierno, pero el CPSL estalinista se aferró a la coalición hasta 1977.

La RCL analizó cuidadosamente la intensa crisis política e intervino en el creciente movimiento de la clase obrera al pedir el derrocamiento del Gobierno de coalición y el establecimiento de un Gobierno de trabajadores y campesinos.

Como resultado, la RCL ganó un fuerte apoyo entre los trabajadores, los jóvenes y los pobres rurales que lo vieron como el único partido que luchaba por el socialismo. Pudo establecer facciones significativas entre los trabajadores de los ferrocarriles, los bancos, el banco central, el sector educativo y en la fábrica textil de Thulhiriya, así como entre los trabajadores tamiles en el norte de la isla, incluida la fábrica de Ceynor.

Tales fueron las preocupaciones en los círculos gobernantes que Bandaranaike atacó públicamente a la RCL como una organización "terrorista" en un discurso parlamentario el 26 de noviembre de 1975. La RCL contrarrestó la tentativa caza de brujas del gobierno al lanzar una campaña pública bajo la consigna "No toquen a la RCL".

El Gobierno intentó sabotear la influencia de la RCL en los lugares de trabajo. En marzo de 1976, despidió a 22 activistas sindicales, incluidos siete miembros de RCL, por liderar una huelga en la fábrica textil Thulhiriya. Sin embargo, una vigorosa campaña de la RCL obligó al Gobierno a reincorporar a todos los sindicalistas despedidos.

El aumento de las huelgas alcanzó un crescendo en diciembre de 1976, cuando un paro en los talleres ferroviarios de Ratmalana se extendió rápidamente a otros sectores públicos y se convirtió en una huelga general. El LSSP, el CPSL, el LSSP (R) y los sindicatos desempeñaron el papel fundamental de salvar al Gobierno al bloquear la lucha de la RCL para desarrollar esta ofensiva decidida de la clase trabajadora en una lucha política por el poder.

La huelga general fue derrotada, pero tal fue la hostilidad al Gobierno de coalición que fue depuesto en las elecciones de 1977. La traición de la huelga general por parte del LSSP, el CPSL y el LSSP (R) permitió que el UNP de derecha, bajo la dirección de J.R. Jayawardene, asumiera el cargo con una mayoría parlamentaria de cinco sextos. Tan odiado era el LSSP que perdió todos sus asientos.

Las siguientes cuatro décadas confirmaron a fondo lo correcta que fue la lucha de RCL contra la política de coalición del LSSP.

El Gobierno de Jayawardene abandonó las políticas anteriores de regulación económica nacional y permitió que el capital financiero internacional transformara a Sri Lanka en una plataforma de mano de obra barata. Esto fue parte de una contraofensiva global contra la clase obrera tras los levantamientos de 1968–75. Sri Lanka fue uno de los primeros en el mundo en llevar a cabo la agenda de reestructuración del mercado libre, la privatización y la destrucción de los servicios sociales.

El UNP también aceleró la destrucción de los derechos democráticos a través de una nueva Constitución en 1978 que estableció una Presidencia con amplios poderes. En 1980, el Gobierno, apoyándose en la perfidia del LSSP, CPSL y LSSP (R), despidió a 100.000 trabajadores del sector público que estaban en huelga por salarios dignos. Las provocaciones antitamiles de la UNP culminaron en un sangriento pogromo en 1983 que desencadenó la prolongada guerra civil de la isla.

La degeneración del LSSP se aceleró a raíz de la derrota de 1977. Se adaptó al Gobierno de Jayawardene, lo ayudó a reprimir las luchas de la clase obrera y apoyó la guerra comunal en todo momento. Hoy en día, el LSSP es una cáscara vacía sin una base significativa en la clase trabajadora. El partido que una vez tuvo una gran cantidad de seguidores en la clase obrera hoy en día funciona como poco más que una facción del SLFP burgués.

El LSSP (R) y RWP se desintegraron sin dejar rastro. Si bien estos partidos se opusieron a la traición del LSSP en 1964, no rompieron con el Secretariado Unificado pablista y su política oportunista. Tras la catastrófica derrota de las elecciones del LSSP en 1977, una agrupación de líderes del LSSP se separó para fundar el Partido Nava Sama Samaja (NSSP) en 1978, que pronto se convirtió en la sección del Secretariado Unificado pablista en Sri Lanka.

Los líderes del NSSP, que habían permanecido en el LSSP a lo largo de todas sus vueltas y giros traicioneros, nunca rompieron con la política de “coalicionismo”, es decir, de colaboración de clase. Durante los últimos 40 años, el NSSP se ha aliado en diferentes períodos con el SLFP, el JVP y actualmente es un portavoz del UNP de la derecha.

Colombo se encuentra actualmente afectado por una grave crisis política en medio de una lucha dura y continua entre el UNP y su líder Ranil Wickremesinghe, por un lado, y el presidente Maithripala y el expresidente Mahinda Rajapakse y un SLFP dividido, por el otro. Todas las llamadas agrupaciones "de izquierda" (LSSP, NSSP y NSSP-ruptura, el Partido Socialista Unido) se han alineado, directa o indirectamente, con uno u otro de estos dos partidos de derecha, burgueses. Ambos están comprometidos a imponer la agenda de austeridad del FMI contra los trabajadores y los pobres.

Los trabajadores y los jóvenes deben extraer las lecciones políticas necesarias de las amargas experiencias estratégicas del período anterior y romper por completo con las políticas desastrosas del colaboracionismo de clase. El único medio para defender incluso los derechos democráticos y sociales más básicos es a través de la movilización política independiente de la clase obrera, liderando a las masas rurales en la lucha por un Gobierno de trabajadores y campesinos para implementar políticas socialistas.

La RCL/SEP, la sección de Sri Lanka del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, es el único partido que siempre ha luchado por estos principios, después de haber establecido las conclusiones necesarias de la traición de LSSP en 1964.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de diciembre de 2018)