Estados Unidos: huelga de 85.000 trabajadores de Kaiser Permanente cancelada por sindicato

por Kevin Martínez
28 septiembre 2019

La gigante empresa hospitalaria Kaiser Permanente anunció el miércoles que había alcanzado un acuerdo tentativo con una coalición de sus sindicatos, llamando a una huelga programada por más de 80.000 trabajadores, incluyendo 67.000 en California.

La huelga fue cancelada unilateralmente por el Service Employees International Union (SIEU, todas las siglas en inglés) sin ninguna participación de los trabajadores. El acuerdo llegó solo dos semanas antes del inicio el 14 de octubre, después de un voto casi unánime de los trabajadores a favor de la acción.

El acuerdo tentativo tramado por la Coalición de Sindicatos de Kaiser Permanente, cuyo sindicato más grande es el SEIU, se produce en medio de una huelga de 48.000 trabajadores en General Motors que comenzó el 17 de septiembre. El sindicato United Auto Workers ha estado conspirando con la gigante automotriz para acabar la huelga, mientras mantiene a los miembros sin información sobre el progreso de las negociaciones.

Una huelga de Kaiser Permanente sería la más grande en EUA desde la huelga de 185.000 camioneros del sindicato Teamsters contra United Parcel Service en 1997. La Coalición de Sindicatos de Kaiser Permanente claramente teme que una huelga de sus 80.000 trabajadores, estimulada por la huelga de GM, pueda fácilmente salirse fuera de su control.

Los trabajadores de Kaiser han estado trabajando sin un contrato durante casi un año. El último que caducó el 30 de septiembre de 2018. Los trabajadores no deben permitir que se suspenda su huelga cuando se encuentran en una posición poderosa para obtener el apoyo de otros trabajadores para su lucha y los pacientes que buscan atención médica de calidad y asequible

Kaiser Permanente está compuesto por 39 hospitales y atiende a más de 12 millones de personas. Los trabajadores están en una coalición de más de 12 afiliados locales del SEIU, el Office and Professional Employees International Union y la International Federation of Professional and Technical Engineers. Los trabajadores incluyen técnicos médicos de emergencia, enfermeras, terapeutas respiratorios, técnicos biomédicos, facturadores médicos, transcriptores, recepcionistas, conserjes y otros empleados.

Al suspender la huelga, el SEIU y la Coalición de Sindicatos de Kaiser Permanente esencialmente han abandonado a los trabajadores de salud mental que aún están en negociaciones con la compañía y también esperaban hacer huelga.

El contrato de cuatro años les pagaría a los miembros del sindicato aumentos salariales anuales, incluyendo uno de 3 por ciento anual para los trabajadores en California. Tales aumentos no cubren el costo creciente de la inflación y no se han especificado para otros estados.

En la antigua Cooperativa de Salud del Grupo, la división de Washington de la cadena de hospitales recientemente adquirida por Kaiser, los aumentos serían del 2 por ciento en el segundo hasta cuarto años para estos empleados y de manera similar para los miembros del sindicato en Colorado, Hawái y la región del Atlántico Medio. El acuerdo también incluye un pago total del 1 por ciento que podría aumentarse sólo si se cumplen ciertas condiciones de referencia financiera.

El acuerdo tentativo también incluye $250 adicionales para gastos relacionados con la matrícula, elevando el total a $750, y ahorra a los empleados una cantidad insignificante mediante el uso de un programa de pedidos farmacéuticos por correo.

El pacto propuesto, lejos de contratar a más enfermeras y personal para ayudar con el creciente número de pacientes, como lo exigieron originalmente los trabajadores, acepta un "Fondo de Desarrollo de la Fuerza Laboral" que aparentemente proporcionaría educación para que los trabajadores de California obtengan nuevos empleos.

Los $130 millones en fondos para el programa son "únicos en su tipo, no solo la cantidad gastada, sino también el compromiso de llenar esas vacantes en California a través de capacitación, reclutamiento y colocación", según Sean Wherley, un portavoz del SEIU-UHW, que representa a 57.000 trabajadores de Kaiser. Con toda probabilidad, el fondo multimillonario constituirá un nuevo fondo para los sindicatos a cambio de mantener la paz laboral.

Mientras que los detalles del nuevo programa aún no se han publicado, también es parte integrante de los esfuerzos de Kaiser para usar nuevas tecnologías para racionar la atención médica y aumentar las ganancias. El sindicato y la compañía predicen que habrá una escasez de enfermeras y personal en el futuro y tienen la intención de utilizar el fondo para desarrollar técnicas médicas remotas sobre la atención tradicional en cuido de la persona.

Las tecnologías emergentes, el desarrollo de medicamentos y una mejor comprensión científica de la dieta y la nutrición han hecho que la prevención de enfermedades crónicas sea una posibilidad real. Sin embargo, bajo el capitalismo, estos avances no se utilizan para mejorar la salud. Más bien, con las ganancias como factor determinante, el bienestar de la población está subordinado al afán de lucro de las cadenas de hospitales, compañías de seguros y productos farmacéuticos, y la incidencia de enfermedades crónicas continúa aumentando.

Los sindicatos y Kaiser han acordado concesiones limitadas sobre la cuestión de la subcontratación. El contrato provisional prohíbe la subcontratación solo para ciertos trabajos, incluyendo la recaudación de ingresos, los centros de llamadas, la farmacia, el laboratorio y el servicio de limpieza, y solo durante la vigencia del contrato, lo que significa que después de cuatro años estos trabajos pueden ser eliminados.

En cuanto a los cientos de empleos que ya se han subcontratado solo en California, Wherley l dijo a los medios que no los recuperarían de manera retroactiva. La externalización es una de las formas en que Kaiser ha podido pagar menos a sus trabajadores con menos beneficios, mientras que mantiene $ 80 mil millones en ingresos cada año. Las pensiones de beneficios definidos ya se han erosionado en un plan de jubilación híbrido de estilo 401k.

El acuerdo tentativo también establecerá un "comité" para garantizar que la interacción personal cara a cara entre enfermeras y pacientes no se vea afectada. La realidad es que este comité no vinculante no hará nada para salvaguardar las condiciones de trabajo de las enfermeras y la atención compasiva de los pacientes.

La Ley de Asistencia Asequible, promulgada bajo el Gobierno de Obama, ha contribuido al ataque en curso sobre trabajadores de la salud mediante el aumento de las cargas de los pacientes, mientras que los proveedores como Kaiser Permanente se esfuerzan por reducir los costos para los hospitales y otros proveedores.

Los trabajadores no deben tener ninguna confianza en un contrato que ni siquiera se les permite ver. Al suspender la huelga cuando los trabajadores están en una posición poderosa para luchar, la Coalición de Sindicatos de Kaiser Permanente han demostrado que están interesados en proteger los intereses de la empresa, no los trabajadores.

Los trabajadores deben formar comités de base y tomar el control de su lucha fuera de las manos de los sindicatos. Los términos del contrato deben ponerse inmediatamente a disposición de todos los trabajadores y debe organizarse una votación sobre el contrato, con el objetivo de convocar una huelga si las demandas de los trabajadores no se cumplen por completo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de septiembre de 2019)