Recriminaciones dentro de las clases dominantes brasileñas por el desaire de Trump en la OCDE

por Miguel Andrade
25 octubre 2019

El informe del 10 de octubre de Bloomberg de que el gobierno de EEUU había rescindido efectivamente la promesa del presidente Donald Trump de apoyar la entrada de Brasil en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) envió ondas de choque en todo el establishment político brasileño, del gobernante Partido Liberal Social (PSL) del presidente Jair Bolsonaro, a los consejos editoriales de los principales periódicos y la oposición oficial, liderada por el Partido de los Trabajadores (PT).

La adhesión a la organización, descrita por unanimidad por la prensa brasileña como “el club de los países ricos”, se había convertido en una obsesión para la élite gobernante después de que la crisis económica mundial golpeara al país con toda su fuerza en 2015. La membresía fue vista como una panacea, que proporcionaría un “sello de aprobación” para atraer inversiones. La búsqueda de la admisión a la OCDE jugó un papel importante al impulsar al entonces gobernante PT a imponer un cambio radical de derecha en la política económica, abandonando su retórica de reforma social en nombre de medidas de austeridad brutales destinadas a satisfacer las demandas del capital de las finanzas mundiales.

La austeridad se presentó como la garantía de futuras inversiones extranjeras y empleos, al mismo tiempo que el PIB caía un 8 por ciento y una hemorragia de empleos aumentó la tasa de desempleo al 13 por ciento, o 13 millones de trabajadores, en 2016. Según las proyecciones actuales, el país tardará hasta 2027 en recuperar el nivel de actividad económica anterior a la crisis de 2013.

La clase dominante brasileña se vio atrapada entre la desaceleración económica de su principal socio económico, China, que había garantizado cuatro años de crecimiento económico por encima del promedio en el apogeo de la llamada “marea rosa”, y la atracción gravitacional de un crecimiento del agresivo imperialismo estadounidense. Esperaba que su violento cambio derechista contrarrestara las diferencias con otros países del llamado “BRICS” mediante la forja de una “relación especial” con los Estados Unidos de Trump.

Que un solo párrafo en una carta redactada por el Secretario de Estado de los EEUU Mike Pompeo, sin mencionar a Brasil, desencadenara una tormenta política que dominó las portadas de todos los periódicos importantes, así como el debate en el Congreso, dice mucho sobre la precaria situación política en el país.

El apoyo de los Estados Unidos a la adhesión a la OCDE había sido presentado por el gobierno como la principal “concesión” obtenida por Bolsonaro en su viaje de marzo a los Estados Unidos, en el que aceptó la demanda clave de los Estados Unidos de que Brasil renunciara a su condición de “país en desarrollo” en la Organización Mundial del Comercio —una medida dirigida a presionar a otros países BRICS, y a China en particular— para que sigan su ejemplo.

Brasil también finalmente acordó ceder al Pentágono el uso de su base aérea Alcântara, ampliamente considerada como una de las mejores plataformas de lanzamiento de cohetes del mundo debido a su ubicación en el ecuador. Una demanda estadounidense desde hace décadas, el uso de la base había sido negado a Washington por los gobiernos brasileños desde la dictadura militar de 1964-1985 respaldada por Estados Unidos. Significativamente, ahora se ha cedido al imperialismo estadounidense con el apoyo clave del ala maoísta del Partido Comunista (PCdoB), que tiene la gobernación del estado de Maranhão, donde se encuentra la base.

El gobierno brasileño también señaló que no intervendría en la adquisición por parte de Boeing del gigante brasileño de la aviación, Embraer, un líder en el mercado de aviones comerciales de tamaño pequeño a mediano que le daría a Boeing una ventaja para competir con Airbus después de su adquisición de la canadiense Bombardier. El acuerdo enfrentó críticas internas por darle potencialmente acceso a Boeing a la tecnología militar brasileña.

Otras concesiones brasileñas incluyeron cuotas de importación de etanol a base de maíz y carne de cerdo, que competiría directamente con los agronegocios locales, y trigo, que Brasil ha estado importando en gran parte de Argentina, lo que garantiza un equilibrio comercial entre los dos vecinos latinoamericanos rivales.

Al regresar a Brasil después del viaje a los Estados Unidos, Bolsonaro presentó triunfalmente el apoyo de los Estados Unidos como garantía de la adhesión de Brasil a la OCDE. Si bien se enfrentó a una leve crítica en la prensa sobre si tantas concesiones brasileñas eran realmente necesarias, la respuesta dentro de los círculos gobernantes fue en general de apoyo a los supuestos beneficios que se obtendrían con el giro proestadounidense. Tomando su liderazgo de los círculos empresariales brasileños, el propio PT adoptó una postura pro-imperialista, intentando presentar a la OCDE como una influencia civilizadora en el presidente fascista de Brasil. El órgano del Partido de los Trabajadores, Brasil247, comentó que las “políticas de extrema derecha del gobierno brasileño contrarrestan las recomendaciones de la OCDE”.

Sin embargo, los estados de ánimo se pusieron amargos con el informe del 10 de octubre de Bloomberg, desatando un aluvión de críticas en editoriales y artículos de opinión, denunciando la “tontería” y el “amateurismo” de Bolsonaro, por perseguir “espejismos” y mantener opiniones “fantasiosas” sobre la política exterior. Esto fue acompañado por intentos nerviosos de minimizar la relevancia del fracaso de Estados Unidos en recomendar la admisión en la OCDE al afirmar que sería una “consecuencia natural” de la austeridad y las “reformas”. Los consuelos en Twitter del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, e incluso de Trump, de que Estados Unidos “aún apoyaba el proceso” de la adhesión brasileña tuvo poco impacto en las críticas al gobierno.

En su editorial del 12 de octubre, el diario y portavoz del comando militar más antiguo de Brasil, O Estado de S. Paulo, se refirió irónicamente a la amistad “imaginaria” de Bolsonaro con Trump, al tiempo que afirmó que la frustración por la OCDE debería “servir como una advertencia a Bolsonaro sobre su adhesión incondicional a los Estados Unidos en política exterior”. Al mismo tiempo, afirmó que el apoyo de los Estados Unidos era irrelevante, ya que Brasil era el “mejor candidato” de todos los países que solicitaban la membresía, según el secretario adjunto de la OCDE, Ludger Schuknecht. Por su parte, la voz de la “oposición liberal” de Bolsonaro, Folha de S. Paulo, buscó minimizar el problema, alegando que Bolsonaro había creado un “hecho” al reclamar el apoyo de los Estados Unidos, y por lo tanto había creado un terreno difícil para su gobierno.

En otra señal de las crecientes divisiones dentro de la clase dominante, el propio líder del Senado del PSL de Bolsonaro, el mayor Olímpio, dijo que el desaire de la OCDE cuestionaba la inclinación diplomática del presidente hacia los Estados Unidos y enterraría su intento de nombrar a su hijo, Eduardo Bolsonaro —jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara— como embajador en Washington.

Por su parte, el PT aprovechó la oportunidad para duplicar su impulso de subordinar la creciente oposición popular a Bolsonaro a sus críticos de derecha en los círculos del Congreso y de los negocios, con la retórica de “izquierda” que lo acompaña para cubrir las maniobras proimperialistas del partido.

El comentarista de política exterior de Brasil247 y el ayudante del Senado del PT, Marcelo Zero, imitaron a los comentaristas de los principales periódicos, calificando la política exterior de Bolsonaro como “fantasie-politik”. Si bien se quejó de que el gobierno se quedó con las manos vacías, elogió la expansión de la OCDE al admitir que “muchos países emergentes” estarían “obstaculizando posiblemente” la agenda nacionalista de Trump. Concluyó avanzando la falsa retórica nacionalista del PT: “¿Por qué Trump haría concesiones reales a Brasil si puede obtener todo gratis?” Mientras estuvo en el poder, el mismo PT invocaba regularmente “demandas” relacionadas con la OCDE para justificar sus medidas reaccionarias, más notablemente la draconiana ley antiterrorista de 2016, que según el gobierno estaba dirigida a cumplir con las regulaciones financieras de los países de la OCDE.

Las crecientes recriminaciones sobre la política exterior de Bolsonaro exponen el callejón sin salida de la burguesía brasileña después del final del boom de los productos básicos que la salvó, junto con el resto de las clases dominantes del continente, de una revuelta popular anterior en todo el continente contra la austeridad, permitiendo la “marea rosa” para que los gobiernos ofrezcan a las masas oprimidas de América Latina medidas limitadas de alivio de la pobreza.

Después de haber perdido el apoyo de la clase trabajadora y haber sido derrocado del poder en la falsa acusación de 2016 contra la presidenta Dilma Rousseff, el PT no puede volver a desempeñar el mismo papel. Su enfoque en las divisiones tácticas sobre la política exterior como la clave para oponerse a Bolsonaro, en una alianza “unánime” con todos los demás, expone su propia incapacidad para formular cualquier alternativa para la clase trabajadora. En cambio, sus políticas se dirigen a la base burguesa y de clase media alta del partido, con sus dobles ciudadanías y su obsesión centenaria con la última moda de París o Londres.

Los problemas clave que están llevando a los trabajadores y a los jóvenes a las calles de Ecuador y Chile (precios de los combustibles, aumentos de tarifas de transporte público y desigualdad social sin precedentes) también fueron los catalizadores de las manifestaciones masivas de 2013 y la huelga de camioneros de 2018 en Brasil. No hay duda de que una nueva erupción de la lucha de clases en Brasil se volverá no solo contra el fascista Bolsonaro, sino también contra su oposición burguesa, principalmente el PT.

(Publicado originalmente en inglés el 24 octubre 2019)