Los ministros de defensa de la OTAN se reúnen en Bruselas para exigir nuevas guerras en Medio Oriente

por Alex Lantier
26 octubre 2019

Los ministros de defensa de la OTAN comenzaron ayer una cumbre de dos días en Bruselas, pidiendo una nueva escalada militar en el Medio Oriente en medio de la debacle de su guerra mediante apoderados de ocho años en Siria.

Desde que Trump retiró 1.000 soldados estadounidenses desplegados con milicias kurdas respaldadas por Estados Unidos en el noreste de Siria hace dos semanas, dando luz verde a un ataque turco contra las fuerzas kurdas, la situación en Siria ha cambiado drásticamente contra Washington y sus aliados imperialistas europeos. Rusia, Turquía y el régimen sirio acordaron un regreso a las fronteras de antes de la guerra, al tiempo que permiten que Turquía realice incursiones transfronterizas sobre las milicias kurdas. Las tropas sirias también se están concentrando para atacar a las milicias vinculadas a Al Qaeda en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, la última resistencia de las fuerzas “rebeldes” respaldadas por la OTAN.

Al recuperarse de esta derrota, los ministros de defensa de la OTAN solo pudieron reafirmar su compromiso de librar una guerra en Eurasia y emitir propuestas contradictorias para una mayor escalada militar. Mientras que el secretario de defensa de Estados Unidos, Mark Esper, propuso nuevos despliegues contra Irán y China, también se discutió el llamado del ministro de defensa alemán, Annegret Kramp-Karrenbauer, para desplegar una fuerza europea de “mantenimiento de la paz” para ocupar el noreste de Siria, que consta de 30.000 a 40.000 efectivos.

En una breve declaración pública antes de que comenzaran las conversaciones, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, elogió a “todas las misiones y operaciones de la OTAN, desde los Balcanes hasta Afganistán”. También prometió que hoy presionaría a Europa para aumentar sus gastos militares: “Una vez más destacaré la importancia de compartir la carga, tanto en lo que se refiere al gasto, como a las contribuciones y capacidades, y prepararé un informe para los jefes de Estado y de gobierno cuando se reúnan en Londres en diciembre”.

Cuando se le preguntó sobre la propuesta de Kramp-Karrenbauer, la primera propuesta del gobierno alemán para una acción militar agresiva en el extranjero desde la caída del régimen nazi, Stoltenberg la respaldó: “He discutido esta propuesta con la ministra de defensa Annegret Kramp-Karrenbauer. Es positivo que los aliados de la OTAN, en este caso Alemania, tengan propuestas e ideas sobre cómo podemos avanzar”.

Stoltenberg subrayó los preparativos de la OTAN para una acción militar a gran escala, incluido el ejercicio Defender 2020 para poner a prueba la capacidad del Pentágono de transportar rápidamente decenas de miles de soldados estadounidenses desde América a Europa y participar en la movilización total de la OTAN para la guerra con Rusia. El ejercicio también tendrá un componente del Pacífico, con maniobras navales provocativas frente a la costa china, en el Mar del Sur de China. Sin embargo, Stoltenberg se negó a especular inmediatamente sobre una invasión europea o de la OTAN a Siria como lo propuso Kramp-Karrenbauer.

Stoltenberg agregó: “Si ahora comenzara a especular sobre todas las opciones posibles e imposibles, solo agregaría incertidumbre ... No ha habido un llamado para una misión de la OTAN en el noreste de Siria”.

Después de la reunión de ayer, Stoltenberg volvió a aparecer por la tarde para hacer una breve declaración a la prensa. Señaló que había “puntos de vista diferentes” entre los países de la alianza de la OTAN, y agregó que estos estaban en línea con los conflictos que son “públicamente conocidos”. Si bien calificó la situación en el noreste de Siria como “muy grave”, dijo que reconocía que “Turquía tiene preocupaciones legítimas de seguridad” en la región y evadió una pregunta de la prensa sobre si Turquía estaría de acuerdo con el despliegue de tropas alemanas o europeas en Siria.

Si bien dijo que Kramp-Karrenbauer había informado a sus colegas ministros de defensa de la OTAN sobre la propuesta de Berlín, Stoltenberg dijo que sería “incorrecto” que él mismo tratara de resumirla.

La debacle militar en el Medio Oriente y el profundo descrédito de la guerra entre los trabajadores en el Medio Oriente y en los países de la OTAN ha hecho tambalearse a esta alianza. Más allá de las críticas expresadas tanto por Washington como por las potencias imperialistas europeas a Turquía, existen claramente conflictos entre las élites gobernantes de Estados Unidos y Europa, relacionados con los conflictos de política exterior en la clase dominante estadounidense que subyacen al impulso de impugnar a Trump. Sin embargo, todas las diversas facciones están proponiendo estrategias para la escalada militar contra potencias con armas nucleares, lo que tendría consecuencias desastrosas para los trabajadores.

Si bien el plan de Kramp-Karrenbauer implica que la OTAN inicie una confrontación con Rusia en Siria, Esper habló por las facciones de la burguesía estadounidense centradas en preparar la guerra en primer lugar contra China. “La Estrategia de Defensa Nacional prioriza a China primero y deja a Rusia en segundo lugar, ya que hacemos la transición de nuestro enfoque principal a una competencia entre grandes potencias”, dijo ayer el secretario de defensa de Estados Unidos en un discurso ante el Fondo Marshall alemán en Bruselas.

Sobre esta base, Esper no mencionó más guerras en Siria, sino que pidió que las potencias europeas se unan a la escalada de la administración Trump contra Irán. Al plantear los planes para enviar miles de soldados estadounidenses a Arabia Saudita como parte de un fortalecimiento militar contra Irán, agregó: “Instamos a nuestros aliados en Europa a seguir nuestro ejemplo y contribuir con su propio apoyo para ayudar a disuadir la agresión iraní, promover la estabilidad en el país, la región, y defender el orden internacional basado en normas”.

En una nueva señal del desinterés de la administración Trump por emprender una nueva guerra en defensa de los kurdos en el noreste de Siria, además, Trump canceló las sanciones del miércoles que impuso brevemente a Turquía por atacar a las milicias kurdas.

Sin embargo, Kramp-Karrenbauer continuó impulsando su plan para enfrentar a Rusia por Siria. Después de abandonar la reunión de ministros de Defensa, dijo que el apoyo a su plan dentro de la OTAN es “muy alentador”. Sin embargo, agregó, “aún será un proceso más largo y un camino difícil”.

En los medios alemanes, que han estado haciendo una campaña agresiva por la remilitarización alemana durante seis años, varios medios también escribieron que el plan de Kramp-Karrenbauer requeriría tiempo para desarrollarse. Su plan, escribió el Merkur, “no desencadenó el entusiasmo internacional: las reacciones fueron contenidas”. En Bruselas recibió reconocimiento por su iniciativa en una reunión de ministros de defensa de la OTAN. Pero ninguno de los países prometió un apoyo definitivo.

El presidente del Consejo de Seguridad de Múnich, Wolfgang Ischinger, dijo a Der Spiegel que su plan “presupone, sin embargo, que todas las partes se unan en cuestiones militarmente relevantes. Después de esto, no parece que sea la situación en este momento”.

De hecho, al examinar la propuesta de Kramp-Karrenbauer, parece ser más un llamado a un fortalecimiento militar y a crear una atmósfera militarista dentro de Alemania que un plan para una acción militar inmediata. Es una advertencia sobre la dirección de la política de la burguesía europea. Berlín está planeando una gran escalada de las capacidades militares europeas y alemanas, lo que a su vez implicaría un aumento masivo del gasto militar y, en consecuencia, ataques masivos contra los trabajadores en toda Europa.

Dado que el despliegue de tropas de la OTAN en las guerras de Afganistán o Irak cuesta en el orden de $1 millón por soldado por año, desplegar 40.000 soldados europeos requeriría una expansión de los presupuestos militares europeos de decenas de miles de millones de euros por año. Sin embargo, si las potencias europeas son capaces o no de desplegar independientemente tal fuerza en Siria y reabastecerla en medio de una retirada estadounidense del país, no está claro qué haría esa fuerza.

La coalición que derrotó a las milicias representantes de la OTAN en Siria, aliada a Rusia y provista de cobertura aérea rusa y misiles antiaéreos, es una fuerza formidable que superaría decisivamente a la fuerza europea. Incluye no solo los 200.000 soldados sobrevivientes del ejército sirio y 80.000 irregulares sirios aliados, sino aproximadamente 40.000 tropas iraníes que han servido en Siria, decenas de miles de combatientes de la milicia libanesa de Hezbollah y alrededor de 20.000 miembros de milicias iraquíes, afganas o pakistaníes proiraníes, como el Liwa Fatemiyoun que sirve en Siria.

A esto hay que agregar no solo miles de soldados rusos y aviones de guerra y buques de guerra asociados, sino también las fuerzas especiales chinas “Tigre Nocturno” que se han desplegado en Siria para luchar contra los “rebeldes” islamistas uigures aliados con la OTAN, en medio de una creciente colaboración militar entre China y Siria.

Ayer, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reafirmó nuevamente la oposición de Rusia al despliegue de más tropas extranjeras en Siria. Dijo: “En cuanto a la presencia de soldados estadounidenses en Siria, nuestra posición es bien conocida: solo las unidades rusas están presentes en Siria legítimamente por invitación de las autoridades sirias. Por supuesto, el objetivo final es la retirada total de las fuerzas armadas extranjeras, de ejércitos extranjeros, del territorio de la República Árabe Siria”.

La decisión de Washington y Berlín de convocar operaciones militares para confrontar a esas fuerzas es otra advertencia del peligro de guerra mundial cada vez mayor.

(Publicado originalmente en inglés el 25 octubre 2019)