Ministra de defensa alemana pide expansión de intervenciones militares extranjeras

por Peter Schwarz
12 noviembre 2019

Una semana después de que el presidente del parlamento de Alemania, Wolfgang Schäuble, pidiera una expansión de las intervenciones militares extranjeras, la ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, hizo lo mismo.

En su discurso de apertura a lo que ella llamó "el liderazgo prometedor de nuestros militares" en la Universidad de Bundeswehr en Munich, Annegret Kramp-Karrenbauer declaró, "existe un amplio acuerdo de que, dados los desafíos estratégicos, Alemania debe convertirse en más activa" y "hacer más para defender nuestros valores e intereses".

Al igual que Schäuble en su conferencia de Konrad Adenauer, Kramp-Karrenbauer prescindió de las habituales frases humanitarias utilizadas para justificar las guerras. En cambio, trató de justificarlos con los intereses estratégicos y económicos del imperialismo alemán.

"Un país de nuestro tamaño, nuestro poder tecnológico y económico, un país con nuestra ubicación geoestratégica e intereses globales", dijo, "no puede simplemente quedarse a un lado y observar, y esperar a que otros actúen ... Debemos hacer nuestras propias propuestas, desarrollar ideas y presentar opciones. Los alemanes tenemos el deber y, sobre todo, el interés de intervenir en estos debates internacionales y hacerlos avanzar”.

La ministra de Defensa enfatizó que "asumir más responsabilidad ... significa, en primer lugar, que Alemania debe desarrollar un punto de vista sobre todas las cuestiones estratégicas que afectan sus intereses. Porque como cualquier otro Estado en el mundo, Alemania tiene sus propios intereses estratégicos. Por ejemplo, como una nación comercial conectada globalmente en el corazón de Europa representamos nuestros intereses todos los días. Pero finalmente tenemos que empezar a admitir eso".

"Para poner en práctica nuestros puntos de vista e intereses", continuó Kramp-Karrenbauer, "tenemos que aprovechar la iniciativa y tomar medidas". Esto incluye "poner en duda nuestra situación actual de política de seguridad", así como la disposición a "explotar el espectro completo de nuestros medios militares cuando sea necesario".

Para Kramp-Karrenbauer, los campos de batalla de futuras operaciones militares se extienden por todo el mundo. Como ejemplos, además de las intervenciones actuales en Afganistán y Malí, mencionó la región del Indo-Pacífico, “donde nuestros socios —sobre todo Australia, Japón y Corea del Sur, pero también India— se sienten cada vez más amenazados por el impulso de China por más poder." Es hora de que Alemania "envíe un claro mensaje de solidaridad ... mostrando una clara presencia junto a nuestros aliados en la región", dijo.

La ministra de defensa está preparado para enviar a un gran número de soldados a su muerte para realizar sus planes de militarismo imperialista. "Sé exactamente cuántos de nuestros soldados murieron y resultaron heridos en la operación ISAF [Fuerza de Asistencia de Seguridad Internacional en Afganistán]", dijo.

Kramp-Karrenbauer fue aún más explícita en una larga entrevista que le dio al Süddeutsche Zeitung sobre el mismo tema. Respondiendo al comentario de que sus planes darían como resultado "que más soldados regresen en bolsas para cadáveres", dijo, "cada operación es peligrosa", antes de continuar con la misma oración para pedir una expansión de las operaciones militares en la región del Sahel.

Para organizar futuras intervenciones militares de manera más efectiva, la ministra de defensa propuso la creación de un consejo de seguridad nacional, que "garantizaría la coordinación confiable de nuestros instrumentos estratégicos", reuniría "la diplomacia, el ejército, los negocios y el comercio, la seguridad interna y el desarrollo de ayuda" y garantizar que "nuestras contribuciones internacionales a la gestión de crisis tengan un impacto más rápido y efectivo".

Kramp-Karrenbauer planea aumentar significativamente el gasto militar para realizar sus propuestas. "Por primera vez, hemos superado la barrera del sonido de 50 mil millones de euros para el próximo año", dijo entusiasmada. “Ese es un gran logro. Pero no es suficiente, porque necesitamos que aumente al 1,5 por ciento del PIB para 2024 y al 2 por ciento para 2031 a más tardar". Esto corresponde a una suma de alrededor de €90 mil millones.

Cuando el presidente de Alemania y dos ministros del gobierno anunciaron el fin de la restricción militar en la Conferencia de Seguridad de Munich en febrero de 2014, el World Socialist Web Site advirtió que la élite gobernante estaba volviendo a sus tradiciones militaristas criminales. “El imperialismo alemán aparece una vez más como surgió históricamente. Está empujando hacia Europa del Este y las áreas de la ex Unión Soviética, y está reviviendo su política colonialista en África”, escribimos en ese momento.

Kramp-Karrenbauer ha confirmado cuán correcta fue esa advertencia. En su entrevista de Süddeutsche Zeitung, se refirió directamente a las declaraciones hechas en ese momento. "Llegamos a un consenso en la Conferencia de Seguridad de Munich en 2014", afirmó. "Allí, Joachim Gauck como presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier como ministro de Asuntos Exteriores y Ursula von der Leyen como ministra de defensa declararon al unísono: Alemania debe asumir más responsabilidad".

Desde entonces, el gasto militar ha aumentado dramáticamente, las tropas alemanas se han desplegado en las fronteras de Rusia, las operaciones militares se han expandido a Irak, Siria y Malí, y la Alternativa para Alemania (AfD) extremista de derecha se ha establecido para imponer la política de guerra en la cara de oposición generalizada en la población. Desde 2017, el servicio secreto federal ha justificado oficialmente su vigilancia del Sozialistische Gleichheitspartei (Partido Socialista por la Igualdad, SGP) debido a su "defensa de una sociedad democrática, igualitaria y socialista" y su "agitación contra el llamado ‘imperialismo’ y ‘militarismo’”.

Pero para Kramp-Karrenbauer, esto está lejos de ser suficiente. "No siempre hemos logrado cumplir con las expectativas que planteamos en Munich", continuó. “En un momento en que Estados Unidos está en retirada, estamos llamados a hacer más. En los últimos años, a menudo hemos fallado en ser lo suficientemente activos". Alemania no solo debe intervenir cuando se le solicite, sino que debe "tomar la iniciativa y proporcionar un impulso" y estar preparada "para asumir los costos de eso, financieramente, políticamente, y moralmente".

El líder de los demócratas cristianos (CDU) puede estar seguro del apoyo de todos los partidos parlamentarios, desde la AfD hasta el partido de izquierda, que han respaldado el regreso del militarismo alemán. Solo el SGP se resiste a este desarrollo peligroso armando a trabajadores y jóvenes con un programa socialista e internacionalista. La repetición de los crímenes y catástrofes del pasado solo puede evitarse mediante la construcción de un movimiento independiente de la clase trabajadora, que vincule la lucha contra la guerra con la lucha contra su raíz: el sistema de ganancias capitalista.

(Publicado originalmente en inglés el 11 de noviembre 2019)