Las sanciones de EE. UU. contra el oleoducto Nord Stream 2 y el peligro de una Tercera Guerra Mundial

por Peter Schwarz
3 enero 2020

La decisión del Congreso de los Estados Unidos de imponer sanciones a las empresas involucradas en la construcción del gasoducto Nord Stream 2 subraya las divisiones agudas que hay entre las potencias imperialistas y el grave peligro de una guerra mundial. En el pasado, el corte del suministro de energía se consideraba un acto de guerra.

Las sanciones de los Estados Unidos han paralizado el proyecto casi completado de $10 mil millones, luego del retiro de la firma suiza Allseas, que estaba proporcionando barcos especializados para tender el gasoducto. Rusia planea completar la tubería con sus propios barcos. Pero los buques están actualmente atracados en un puerto del Pacífico y deben ser reparados para el trabajo, lo que significa que la finalización de la tubería, si es que alguna vez se lleva a cabo, se retrasará al menos un año.

Las sanciones de los Estados Unidos no solo apuntan a Rusia, que depende de los ingresos generados por las exportaciones de gas, sino también a Alemania, que ve el gasoducto como un proyecto estratégico que es esencial para su seguridad energética. Nord Stream 2 conecta directamente Rusia y Alemania a través del Mar Báltico.

Estados Unidos ha intentado en el pasado imponer su voluntad a otros Estados mediante sanciones. Pero estas estaban dirigidas contra Estados más débiles, como Irán o Venezuela, que Washington había declarado que eran el enemigo, no contra un socio de la OTAN y la cuarta economía más grande del mundo, después de Estados Unidos, China y Japón.

Las reacciones de Berlín, que van desde acusaciones de interferencia en asuntos internos hasta llamadas a medidas de represalia, han sido previsiblemente furiosas.

Pero Alemania no es la víctima inocente que dice ser. Alemania se ha estado rearmando desde hace años para desempeñar un papel en el escenario mundial que corresponda a su poder económico y para hacer cumplir sus intereses imperialistas independientemente de, y si es necesario, contra Estados Unidos. Las exportaciones de armas alemanas alcanzaron un récord el año pasado.

Después de su derrota en la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo alemán se vio obligado a practicar una moderación militar. La élite gobernante alemana buscó dos veces violentamente subordinar a Europa a su control, propagando la muerte y la destrucción en todo el continente en el proceso y cometiendo crímenes históricamente sin precedentes. Pero Estados Unidos aseguró la supervivencia de Alemania porque la necesitaba como baluarte en la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

Después de que alrededor de dos docenas de criminales de guerra fueran condenados a muerte en los juicios de Nuremberg, Estados Unidos suspendió el proceso de desnazificación. Los funcionarios, jueces, profesores y generales de Hitler volvieron a sus puestos, y sus patrocinadores financieros conservaron su riqueza. Incluso hoy, la riqueza de algunas de las familias más ricas de Alemania, por ejemplo, la de los Quandt (de la BMW) y los Schaeffler, Piech y Porsche (de la VW), se basan en los crímenes de los nazis.

Para la clase dominante alemana, la alianza con Washington fue extremadamente beneficiosa. Pudieron expandirse globalmente bajo el paraguas de Estados Unidos, conseguir nuevos mercados y concluir pactos con regímenes reaccionarios, mientras Estados Unidos hacía el trabajo sucio de librar sangrientas guerras coloniales y orquestar golpes de derecha. Esto terminó hace 30 años, cuando el final de la Guerra Fría eliminó la razón de ser original de la OTAN. Las tensiones transatlánticas han estado yendo en aumento desde entonces.

La alianza militar asumió la tarea de expandir la esfera de influencia de las potencias occidentales en Europa del Este y áreas de la antigua Unión Soviética, rodeando a Rusia y preparando y apoyando guerras imperialistas en los Balcanes, Medio Oriente y el norte de África.

En respuesta, Berlín buscó seguir un enfoque doble. Por un lado, dependía de la OTAN para expandir su influencia en Europa del Este y hacer retroceder a Rusia. Por lo tanto, Alemania jugó un papel central en el golpe derechista de Ucrania en 2014 que llevó al poder a un régimen antirruso, así como en la movilización militar de la OTAN en los países bálticos y Polonia. Al mismo tiempo, Berlín ha intentado mantener lazos económicos con Rusia, de la que depende en gran medida para sus suministros de energía.

Esto, junto con la creciente competencia en los mercados mundiales, ha llevado a Alemania a un conflicto con Washington, donde los demócratas en particular están presionando por un enfoque más conflictivo para aislar a Rusia. La senadora demócrata Jeanne Shaheen, coautora del proyecto de ley de sanciones Nord Stream 2, dijo que "envía un mensaje inconfundible y bipartidista del Congreso a Vladimir Putin de que Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras el Kremlin busca extender aún más su influencia maligna". Y el senador republicano Ted Cruz dijo que las sanciones "impidieron que Putin aprovechara miles de millones de dólares que podrían usarse para alimentar la agresión rusa".

Pero el conflicto sobre el Nord Stream 2 no es el único entre Alemania y los Estados Unidos. Alemania, junto con Francia y Gran Bretaña, también rechazó las sanciones estadounidenses contra Irán y trató de evitarlas.

También hay fuertes diferencias sobre la política de China. A pesar de la importante presión de Washington, Berlín ha rechazado hasta la fecha las llamadas para excluir a la compañía china Huawei de la construcción de su red 5G. También hay desacuerdos sobre el plan del fabricante chino de automóviles BAIC de invertir en Daimler. Estados Unidos busca evitar que BAIC compre una participación del 10 por ciento en el fabricante de automóviles alemán, el 10 por ciento de los cuales ya es propiedad del fabricante chino de automóviles Geely.

En última instancia, los conflictos entre Alemania, los Estados Unidos y otras grandes potencias confirman lo que Lenin escribió en su obra clásica El Imperialismo en 1916: "la única base concebible bajo el capitalismo para la división de esferas de influencia, intereses, colonias, etc., es un cálculo de la fuerza de los participantes, su fuerza general económica, financiera, militar, etc.".

Las alianzas entre potencias imperialistas, según Lenin, son, por lo tanto, "inevitablemente, nada más que una 'tregua' en períodos entre guerras. Las alianzas pacíficas preparan el terreno para las guerras y, a su vez, surgen de guerras; unas condicionas a las otras, produciendo formas alternadas de lucha pacífica y no pacífica sobre una misma base de conexiones y relaciones imperialistas dentro de la economía mundial y la política mundial".

Impulsado por las guerras comerciales y las crisis financieras, la lucha por los mercados y las materias primas, y las crecientes tensiones sociales, el sistema capitalista vuelve a caer rápidamente hacia una catástrofe militar que amenaza la supervivencia de la humanidad.

Y como Lenin analizó, las crecientes tensiones nacionales alinean todas las tendencias políticas poco entusiastas. Bajo condiciones de creciente conflicto entre Alemania y los Estados Unidos, el pacifismo ocasionalmente invocado en términos vagos por los socialdemócratas, los verdes y el partido La Izquierda durante las manifestaciones electorales se está derritiendo más rápido que la nieve bajo el impacto del cambio climático. Ante las sanciones de los Estados Unidos, ellos son los que más ruidosamente exigen medidas de represalia. El líder del grupo parlamentario del partido La Izquierda, Dietmar Bartsch, instó al gobierno alemán a no acceder a las tácticas de chantaje en ninguna circunstancia. La colíder del Partido Verde, Annalena Baerbock, también acusó a Trump de tácticas de chantaje y exigió contramedidas.

La única fuerza social capaz de impedir otra guerra mundial es la clase obrera internacional. Debe unirse internacionalmente y combinar la lucha contra la guerra con la lucha contra su fuente: el sistema capitalista. Esta es la perspectiva del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y sus secciones, los Partidos Socialistas por la Igualdad.

(Publicado originalmente en inglés el 31 de diciembre de 2019)