Carta a los miembros de los Jóvenes Socialistas Democráticos de América (YDSA)

por Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (EE.UU.)
18 febrero 2020
La siguiente es una carta escrita por los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social dirigida a los miembros de los Jóvenes Socialistas Democráticos de América que están celebrando su conferencia nacional este fin de semana en Chicago.

La siguiente es una carta escrita por los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad – JEIIS ( International Youth and Students for Social Equality , IYSSE) , dirigida a los miembros de los Jóvenes Socialistas Democráticos de América (YDSA , por sus siglas en inglés) que están celebrando su conferencia nacional este fin de semana en Chicago.

* * *

Queridos miembros de los Jóvenes Socialistas Democráticos de América,

Escribimos en nombre de los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social, el movimiento juvenil del Partido Socialista por la Igualdad (PSI). EL PSI es la sección estadounidense del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, que publica el World Socialist Web Site .

Asistes a esta conferencia porque quieres luchar por el socialismo. La pregunta es: ¿Qué es el socialismo y cómo se puede lograr?

Los peligros a los que nos enfrentamos son enormes. La presidencia de Trump es un régimen autoritario de derecha, con características claramente fascistas. El capitalismo en la 2020 significa un futuro de desigualdad, guerra mundial, asesinatos masivos y desastre climático.

Los socialistas saben que abordar estos problemas significa rehacer totalmente el sistema económico del capitalismo mundial. Esto implicaría la confiscación de billones de dólares en riqueza de la clase dominante y la reorganización de la economía para satisfacer las necesidades humanas, no las ganancias.

Bernie Sanders, Alexandria Ocasio-Cortez y los Socialistas Demócratas de América dicen que es posible luchar por el socialismo desde dentro del Partido Demócrata. Tal programa político no es un socialismo real y sólo puede conducir al desastre.

El Partido Demócrata es el partido político capitalista más antiguo del mundo. Fundado en 1828, lleva en su ADN político todos los grandes crímenes de la clase dominante estadounidense.

Este fue el partido de los propietarios de esclavos del sur antes de la Guerra Civil, de la remoción forzada y la masacre de los nativos americanos, de la segregación de Jim Crow y de las restricciones antichinas y antijaponesas de finales del siglo XIX y principios del XX. Es el partido que encarceló a socialistas e inmigrantes durante la Primera Guerra Mundial y lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki al final de la Segunda Guerra Mundial.

El Partido Democrático lanzó y sostuvo la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, puso fin al "bienestar tal como lo conocemos", apoyó la hiper criminalización del consumo no violento de drogas, votó por las guerras en Irak y Afganistán, aprobó la Ley PATRIOT, mantuvo abierta la Bahía de Guantánamo y rescató a los bancos después de la caída del mercado de 2007-08.

Bernie Sanders está lejos de ser el primero en afirmar que es posible reformar este partido, que es controlado de arriba a abajo por el capital financiero, el ejército y las agencias de inteligencia.

A lo largo de la historia de Estados Unidos, cuando la ira masiva contra la desigualdad y la guerra han amenazado con explotar, los "reformistas" se han presentado para mentir a las masas que se mueven hacia la izquierda, diciéndoles que no deben considerar el socialismo revolucionario e independiente, sino que deben ejercer toda su energía tratando de cambiar el Partido Demócrata.

Cada esfuerzo fallido de reforma ha allanado el camino para los próximos crímenes de los demócratas. Es por esta razón que el partido se ha ganado la designación como "el cementerio de los movimientos sociales".

El Partido Demócrata de hoy ha facilitado las políticas más reaccionarias de Donald Trump, votando por sus presupuestos militares y acordando asignar miles de millones de dólares para financiar su ataque contra los inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México.

El intento de juicio político de los demócratas dio luz verde a las políticas fascistas de Trump mientras se centraba por completo en la afirmación de que Trump no es lo suficientemente agresivo contra Rusia.

Sanders ganó el voto popular en Iowa y New Hampshire (a pesar de la interferencia del DNC) debido a la creciente oposición a Trump y al partido demócrata derechista y procorporativo.

Esto ha producido muchos artículos preocupados en los medios corporativos por la creciente popularidad del socialismo. Para la clase dominante, Sanders es una entidad conocida. Ha estado en el Congreso durante 30 años y ha formado parte de comités como miembro del Partido Demócrata. Votó por la guerra en Serbia, la guerra en Afganistán y por algunas de las peores medidas antiinmigrantes en la década de 1990.

En 2016, Sanders dijo a sus partidarios que votaran por Hillary Clinton, quien encarnaba a Wall Street y al complejo militar-industrial. En las últimas semanas ha vuelto a instar a sus partidarios a votar por lo que el demócrata gane la nominación, como si una presidencia de Biden o Bloomberg avanzara la causa del socialismo.

Lo que la clase dominante teme, sin embargo, es que la creciente oposición al capitalismo se desarrolle sobre una base independiente y revolucionaria en la clase trabajadora. Sanders sirve para contener esta oposición y, en sus palabras, tomar jóvenes descontentos y "traerlos al Partido Demócrata".

Los asistentes a la conferencia YDSA quieren actuar en la lucha por el socialismo. Bien: se requiere una acción urgente para salvar al planeta del barbabismo capitalista. Pero la acción que termina fortaleciendo al Partido Demócrata es más que inútil y sólo creará cinismo y desilusión.

En lugar de ayudar a Sanders a salvar al Partido Demócrata, el JEIIS y el PSI te hacen una llamado: toma medidas apoyando a candidatos socialistas reales en las elecciones de 2020, Joseph Kishore para presidente y Norissa Santa Cruz para vicepresidente.

Nuestra campaña reconoce que la lucha por el socialismo significa volverse hacia la clase trabajadora, la principal fuerza social progresista bajo el capitalismo. Esta clase, compuesta por miles de millones de personas en todos los países, tiene el poder de transformar el mundo.

Despertar la tremenda energía política de esta fuerza social requiere educar a los trabajadores y disipar las mentiras de los medios corporativos. Luchar por el socialismo significa concienciar a los trabajadores de sus intereses comunes de clase, darles una comprensión de la naturaleza de la sociedad capitalista, y explicar el papel del Estado, la policía, los tribunales y los partidos políticos de las diferentes facciones de la clase capitalista.

Durante 150 años, el movimiento socialista ha luchado para introducir en la clase obrera el más alto nivel de comprensión de la historia y las lecciones de la lucha de clases para desarrollar una estrategia revolucionaria y luchar por la unificación de la clase obrera en este Base.

León Trotsky, el gran revolucionario que lideró la Revolución Rusa junto a Vladimir Lenin y luego lideró la lucha contra la degeneración de la Unión Soviética bajo Joseph Stalin, explicó:

La historia no es una madre indulgente y suave que protegerá a la clase obrera: es una madrastra malvada que enseñará a los obreros a través de una experiencia sangrienta cómo deben alcanzar sus objetivos... La clase trabajadora no necesita el perdón universal que Tolstoi predicó, sino el templado duro, la intransigencia, la profunda convicción de que sin luchar por cada paso, cada centímetro del camino que conduce a la mejora de su vida, sin constante, irreconciliable lucha dura, y sin la organización de esta lucha, no puede haber salvación y liberación.

Miembros de YDSA: Tomen la lucha dentro de su organización por la política socialista genuinamente revolucionaria. Repudiar el apoyo de la DSA al Partido Demócrata y rechazar las políticas de la campaña de Sanders. Asumir el estudio del socialismo genuino, científico y de la historia de la lucha de clases. ¡Unirse a nuestra lucha por la revolución socialista mundial!

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2020)

Lecturas recomendadas:

El Proyecto 1619, del New York Times: una falsificación racialista de la historia estadounidense y mundial

A pesar del pretexto de establecer la "verdadera" fundación de los Estados Unidos, el Proyecto 1619 del New York Times es una falsificación políticamente motivada de la historia. Su objetivo es crear una narrativa histórica que legitime el esfuerzo del Partido Demócrata por construir una coalición electoral basada en la priorización de las "identidades" personales, es decir, el género, la preferencia sexual, la etnia y, sobre todo, la raza.

El Proyecto 1619 y la falsificación de la historia: un análisis de la respuesta del New York Times a cinco historiadores

Este folleto presenta un análisis marxista de la respuesta de Jake Silverstein, editor del New York Times Magazine, a cinco destacados historiadores que solicitaron que el Times publicase las falsificaciones históricas en las que se basa el Proyecto 1619.

Las lecciones políticas de la campaña de Bernie Sanders 2016: Lo que dijo el WSWS

Como demuestran los artículos recogidos en el nuevo folleto, el WSWS advirtió que Sanders no era la voz de la oposición de la clase trabajadora, sino más bien la respuesta de las fuerzas dentro de la clase dominante al peligroso crecimiento de esta oposición. Este análisis abarca el período desde el anuncio oficial de Sanders en la primavera de 2015 hasta su ignominiosa aprobación de Hillary Clinton en la Convención Nacional Demócrata.

La revolución rusa y el siglo XX inacabado

A más de cien años del estallido de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa, ninguno de los problemas del siglo XX —guerras devastadoras, crisis económicas, desigualdad social y la amenaza de la dictadura— han sido resueltos. De hecho, hoy se plantean aún más agudamente.

La Escuela de Frankfurt, el Posmodernismo y la Política de la Pseudoizquierda: Una Crítica Marxista

Los ensayos polémicos de este volumen examinan la compleja interacción entre historia, filosofía y política. El autor defiende el materialismo histórico frente a las tendencias filosóficas antimarxistas contemporáneas relacionadas con la Escuela de Frankfurt y el posmodernismo.Principio del formulario

(Publicada originalmente en inglés el 14 de febrero de 2020)