La Organización Mundial de la Salud advierte sobre necesaria respuesta urgente según casos de coronavirus superan los 100.000

por Bryan Dyne
9 marzo 2020

El número de casos causados por la pandemia de Covid-19 ha superado los 100.000, mientras que el número de muertos aumentó a casi 3.500. Ahora es al menos 12 veces más infeccioso y ha matado a más de cuatro veces el número de víctimas del brote de SARS en 2002-2003 y continúa propagándose a un ritmo alarmante.

"Esto no es un simulacro", dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una conferencia de prensa el jueves. “Este no es momento para excusas. Este es un momento para aplicar todas las paradas".

Estudiantes en línea para lavarse las manos y evitar contraer el coronavirus antes de sus clases matutinas en un colegio en Nom Pen, Camboya, martes 28 de enero, 2020 [AP Photo/Heng Sinith]

Los comentarios del Dr. Ghebreyesus se produjeron cuando los nuevos casos en China continental alcanzaron nuevos mínimos, mientras que los nuevos casos fuera del país continuaron aumentando. Ha habido menos de 200 casos nuevos en Wuhan, el origen de la epidemia, durante los últimos cinco días, mientras que ha habido más de 2.000 casos nuevos cada día desde el 2 de marzo. Si las tendencias actuales continúan, el número total de casos fuera China superará el número de casos dentro de China a finales de mes.

La propagación del virus ha llegado a 97 países, lo que provocó la cancelación de muchos eventos sociales y culturales importantes. La segunda feria del libro más grande de Alemania, celebrada en Leipzig, ha sido cancelada por temor al coronavirus. El festival anual de tecnología, música y cine SXSW en Austin tampoco se llevará a cabo este año, lo que le costará a la ciudad cientos de millones en turismo, la venta de entradas y otros ingresos. La American Physical Society canceló la semana pasada su reunión anual con solo 34 horas de anticipación, dejando a una gran parte de sus 10.000 miembros, incluidos muchos estudiantes de posgrado, con un boleto de avión desperdiciado.

También ha provocado que varios médicos trabajen hasta el agotamiento e incluso la muerte. El diario Los Angeles Times informó que, hasta el lunes, ha habido 18 muertes de trabajadores médicos que atienden a pacientes con Covid-19. Esto incluye a algunos que murieron directamente por el virus y otros, como el farmacéutico Song Yingjie, de 28 años, que trabajó en una parada en la carretera durante 10 días consecutivos y luego murió de un paro cardíaco inducido por agotamiento. En otro incidente, el Dr. Xu Hui se acostó a dormir "y nunca se levantó" después de atender a los pacientes durante 18 días seguidos. Hasta ahora, tres mil miembros del personal médico en China han sido infectados y docenas más en otros países.

El aumento de nuevos casos de coronavirus a nivel internacional, particularmente en Corea del Sur, Irán, Italia y los Estados Unidos, es especialmente preocupante. Cuando la OMS emitió el informe final sobre su Misión Conjunta en China la semana pasada, observó que, si bien la tasa de mortalidad fuera de la provincia de Hubei, que contiene Wuhan, era del 0,7 por ciento, la tasa de mortalidad al comienzo de la crisis fue de más de 17 por ciento porque los sistemas locales de salud estaban totalmente desbordados.

Esto da una indicación de cuántas personas morirán en un área afectada por el coronavirus con hospitales e instalaciones médicas adecuadas, y cuántas morirán en áreas sin esto. En Italia e Irán, la tasa de mortalidad es actualmente de 4,2 y 2,6 por ciento, respectivamente, mientras que la tasa de mortalidad en Corea del Sur es de 0,65 por ciento, en gran parte gracias a las medidas agresivas tomadas por el Gobierno para evaluar a más de 150.000 personas hasta la fecha y poner rápidamente en cuarentena y tratar a los que están infectados.

Al mismo tiempo, Italia ha evaluado a 23.345 personas, mientras que Estados Unidos, que actualmente tiene una tasa de mortalidad del 5,1 por ciento, solo ha evaluado a 1.500 personas. El vicepresidente Mike Pence ha declarado que "no tenemos suficientes pruebas hoy para satisfacer la demanda futura que anticipamos". Solo ayer Trump asignó $8,3 mil millones para combatir la propagación de la enfermedad, sin duda al mismo tiempo lamentando que de lo contrario podría haber comprado ocho nuevos bombarderos sigilosos B-2 con capacidad nuclear.

Además, los casos confirmados oficialmente en zonas altamente pobladas como Los Ángeles y la ciudad de Nueva York han aumentado, lo que indica que el virus se ha propagado durante semanas en estas áreas prácticamente sin ser detectado, especialmente dado el período de incubación de dos semanas de la infección.

Si, por ejemplo, el virus despega en la ciudad de Nueva York e infecta a 1 millón de personas, los resultados serían catastróficos. Se estima que 200.000 de esos pacientes requerirían atención en una unidad de cuidados intensivos y otros 64.000 requerirían respiradores y oxígeno. La cantidad de infraestructura médica adicional requerida para manejar tal crisis no existe en todo el país, mucho menos en una sola ciudad. El número de muertes resultantes sería de decenas de miles.

Otro indicio de la desastrosa falta de preparación para el virus en los Estados Unidos fue publicado el jueves por el colegio profesional de enfermeros, National Nurses United. Encuestaron a 6.500 de sus miembros, investigando la capacidad del sistema de atención médica de los EE. UU. para manejar y contener casos del nuevo coronavirus.

En resumen, la mayoría de los hospitales y clínicas no están preparados para un brote. Menos de dos tercios tienen una política para preguntar sobre el historial de viaje o exposición si un paciente presenta síntomas del coronavirus. Solo el 29 por ciento tiene un plan para aislar y tratar a un paciente con Covid-19. Solo el 14 por ciento tiene un plan para un desbordamiento, incluyendo obtener personal adicional y proporcionar la atención necesaria para combatir la enfermedad. Y poco menos de uno de cada cinco hospitales tiene una política establecida para informar a sus empleados sobre casos conocidos o sospechosos de exposición al virus.

La encuesta también les preguntó a los enfermeros si tienen el equipo adecuado. Solo el 63 por ciento informó tener acceso a máscaras N95 de alta calidad y solo el 27 por ciento de los hospitales tienen respiradores purificadores de aire, algo menor a un traje de materiales peligrosos. Por último, menos de un tercio de los enfermeros informan que tienen suficientes máscaras, overoles, guantes, batas y gafas para tratar a sus pacientes de manera segura.

Las universidades estadounidenses también están poco equipadas para manejar el coronavirus. La Universidad de Washington, con 50.000 estudiantes en el área metropolitana de Seattle, pasó a impartir únicamente clases en línea por la preocupación de que la infección se extienda por los campus. Estas medidas permanecerán vigentes durante el resto del trimestre de invierno y no está claro si las clases se reanudarán normalmente en la primavera.

En la Universidad Estatal de Montana, mientras la administración canceló formalmente todos los viajes a Italia el 6 de marzo, se les dijo a sus estudiantes tomando cursos en ese país que no se fueran antes del 10 de marzo para terminar las clases. También se ven obligados a asumir los costos para cambiar sus planes de vuelo y no se les reembolsará el dinero que gastaron para unirse al programa de estudios en el extranjero. Según los informes, la universidad tampoco proveerá las pruebas de detección para los estudiantes o profesores que regresan, abriendo paso a convertirse en el epicentro del coronavirus en la región.

A medida que el coronavirus continúa propagándose, ha quedado claro que es posible prevenir la propagación del virus. Las medidas de cuarentena son efectivas, como se ha demostrado en China, y en cuestión de semanas se diseñaron pruebas efectivas para detectar el Covid-19, incluso si una persona no tiene síntomas.

El problema de detener la enfermedad no es uno de ciencia, sino de política. Existe una gran división entre el vasto potencial de la medicina moderna y la irracionalidad de una sociedad basada en el afán de lucro y la división del mundo en Estados-nación. Este abismo solo se puede cerrar en una lucha urgente por el socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de marzo de 2020)

El autor también recomienda:

¡Una respuesta de emergencia global y coordinada a la pandemia del coronavirus!
[29 febrero 2020]

La desastrosa respuesta del capitalismo a la pandemia del coronavirus
[5 marzo 2020]

Coronavirus kills at more than 20 times the rate of seasonal flu [5 marzo 2020]