Trump intensifica los ataques contra China por COVID-19

por Peter Symonds
4 mayo 2020

En su conferencia de prensa el jueves, el presidente de Estados Unidos, Trump, intensificó su guerra de propaganda y las amenazas contra China, culpándola de la mortal pandemia de COVID-19 que ha costado la vida de más de 230,000 personas a nivel internacional.

Trump repitió la acusación sin fundamento, circulada inicialmente en círculos de extrema derecha, de que el coronavirus no fue el resultado de la transferencia de animal a humano, sino que se produjo en un laboratorio de virología de Wuhan y escapó o fue liberado deliberadamente.

Daniel O'Day, CEO de Gillead Sciences Inc., izquierda, y Stephen Hahn, comisionado de la Administración de Alimentos y Drogas de EE.UU., derecha, durante una reunión con el presidente Donald Trump en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 1 de mayo de 2020, en Washington

El presidente de los Estados Unidos afirmó haber visto evidencia para probar que el virus se propagó desde el laboratorio de Wuhan, pero rechazó repetidamente las solicitudes para proporcionar detalles y dijo: "No tengo permitido decírselo".

Ante la abrumadora opinión de los virólogos de que COVID-19 no surgió de un laboratorio, la administración Trump ha estado presionando a las agencias de inteligencia de EE. UU. para inventar evidencia que respalde la teoría de la conspiración.

De manera reveladora, justo antes de la conferencia de prensa de Trump, el director interino de Inteligencia Nacional (DNI), Richard Grenell, emitió una declaración que decía que la Comunidad de Inteligencia "está de acuerdo con el amplio consenso científico de que el virus COVID-19 no fue creado por el hombre ni genéticamente modificado". Cuando se le preguntó acerca de la declaración, Trump parecía ignorarla.

Ayer, cuando se le preguntó sobre la acusación de Trump, el jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, enfatizó que su agencia de la ONU había "escuchado una y otra vez a numerosos científicos que han observado las secuencias" del virus. "Estamos seguros de que este virus es de origen natural", dijo.

Trump también criticó a China por no haber hecho más para prevenir la propagación del virus, incluso sugiriendo que "eligieron" permitir la pandemia. Él declaró absurdamente que COVID-19 podría haber sido "contenido con relativa facilidad" y que China podría haberlo contenido. "No pudieron o decidieron no hacerlo y el mundo sufrió mucho", afirmó.

Cualesquiera que sean los retrasos iniciales de su liderazgo, hay un registro claro de que China respondió de manera rápida y efectiva a un virus cuyo carácter mortal e infeccioso eran para ellos inicialmente desconocidos, e informó rápidamente al mundo a través de la OMS. Por el contrario, el gobierno de Trump desestimó los peligros conocidos y no tomó medidas durante semanas, lo que provocó un rápido aumento de la cifra de muertos en los EE. UU., que ahora supera los 63,000.

Esta campaña de grandes distorsiones y mentiras descaradas no es solo un intento burdo de desviar la atención de la negligencia criminal de la administración Trump, ya que se enfrenta a una creciente oposición en la clase trabajadora por su impulso de regresar al trabajo en condiciones inseguras.

También es parte integrante de la creciente guerra económica y la acumulación militar contra China, considerada en Washington como la principal amenaza para el dominio global de Estados Unidos, que comenzó bajo el presidente Obama y se ha intensificado bajo Trump.

Los medios de comunicación establecidos en los EE. UU. han respaldado a Trump amplificando sus falsificaciones y propaganda contra China. El Washington Post publicó un artículo de opinión el mes pasado dando crédito a la teoría de la conspiración de la extrema derecha sobre el laboratorio Wuhan. El jueves, su editorial intentó transformar la contraofensiva de China contra las mentiras de Trump en "intimidación china para evitar la responsabilidad".

Los demócratas, lejos de ser críticos con la campaña contra China, han estado atacando a Trump por la derecha por ser demasiado complaciente con Beijing. Joseph Biden, el principal candidato presidencial demócrata, ha publicado una serie de anuncios de ataque, condenando a Trump por no presionar a China para permitir el ingreso de funcionarios de salud estadounidenses y no bloquear a los viajeros de China lo suficientemente pronto.

En un anuncio, Biden declaró que Trump "dejó a Estados Unidos expuesto y vulnerable a la pandemia. Él ignoró las advertencias de los expertos en salud y las agencias de inteligencia y confió en los líderes de China".

Sin embargo, Trump se está preparando para intensificar los ataques contra China, desde palabras hasta acciones punitivas. El Washington Post informó que un grupo de funcionarios de Trump está comenzando a examinar propuestas de sanciones contra China y exige que pague una compensación financiera por su manejo de la pandemia.

En su conferencia de prensa el jueves, Trump declaró que el acuerdo comercial con China firmado a principios de este año para evitar un descenso a la guerra comercial en toda regla "ahora se vuelve secundario a lo que ocurrió con el virus. La situación del virus simplemente no es aceptable".

Según el Washington Post, una de las propuestas de represalia en discusión en la Casa Blanca es la cancelación de parte de la deuda masiva de Estados Unidos con China. Tal paso no solo afectaría a China, sino que un repudio de la deuda por parte de la economía más grande del mundo socavaría severamente la confianza en el sistema financiero internacional, que ya es muy vulnerable.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, se apresuró a descartar la sugerencia para que no entrara más en pánico en los mercados. “La plena fe y crédito de las obligaciones de deuda de los Estados Unidos es sacrosanta. Período. Punto final", dijo a Reuters.

Sin embargo, Kudlow no descartó otras formas de represalia. Refiriéndose a China, le dijo a CNBC: "Tienen mucho que responder, van a ser responsables. Cómo, qué, cuándo y por qué" depende del presidente.

Los ataques cada vez más vitriólicos de los Estados Unidos contra China demuestran que lejos de aliviar las tensiones geopolíticas y alentar la cooperación internacional, la pandemia de COVID-19 ha expuesto y alimentado aún más las tóxicas relaciones internacionales que están conduciendo a una guerra económica y un conflicto militar entre las grandes potencias.

Durante un cuarto de siglo, Estados Unidos ha intentado detener su declive histórico mediante guerras agresivas neocoloniales en las áreas estratégicas clave de Medio Oriente y Asia Central. El gobierno de Obama apuntó a China diplomática, económica y militarmente en lo que se conoce como "el pivote para Asia", medidas que solo se han intensificado bajo Trump.

La pandemia de COVID-19 solo ha expuesto aún más la vulnerabilidad y la decadencia del imperialismo estadounidense, aumentando los temores en Washington de que China pueda salir de la crisis en una posición más fuerte. A pesar de que el sistema de salud de los Estados Unidos carece de los fondos necesarios para combatir el virus, el Congreso presagia proporcionar decenas de miles de millones de fondos adicionales específicamente para prepararse para la guerra en China.

Al mismo tiempo, la Marina de los EE. UU. ha aumentado sus provocaciones contra China en el Mar Meridional de China, enviando buques de guerra a zonas reclamadas por Malasia, Vietnam y China bajo el falso pretexto de defender la "libertad de navegación". Tales pasos imprudentes en esta situación altamente tensa amenazan ya sea por accidente o por diseño, desencadenar una confrontación militar que rápidamente se descontrolaría.

El autor también recomienda:

EE.UU. provocativamente envía buques de guerra al Mar de la China Meridional
[23 abril 2020]

Sanders en el programa de TV "60 minutos" explica la voluntad de usar el poder militar de los EE. UU.
[26 febrero 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2020)