El nuevo Gobierno de Israel planea la guerra contra los palestinos y la clase trabajadora

por Jean Shaoul
28 mayo 2020

El nuevo Gobierno de Emergencia Nacional, encabezado por un primer ministro imputado, Benjamín Netanyahu, y su adjunto Benny Gantz, ha asumido el cargo en medio de una crisis política sin precedentes en los 72 años de historia del país.

El nuevo gobierno se formó después de 18 meses de estancamiento político y tres elecciones no concluyentes. Tras semanas de disputas, Netanyahu llegó a un acuerdo con su principal rival, el exjefe del ejército Gantz, quien como líder del partido de oposición Azul y Blanco se había comprometido a no servir nunca bajo Netanyahu.

El juicio de Netanyahu por soborno, fraude y abuso de confianza en tres casos separados comenzó el domingo. Ha acusado a la policía y a los fiscales de inventar “casos sin fundamento” contra él, diciendo que las sondas “fueron corrompidas y fabricadas desde el principio” y que son parte de un complot de la izquierda para desbancarlo. La incitación de sus partidarios fascistas contra el poder judicial recuerda a la instigación contra la “traición” del Primer Ministro Yitzhak Rabin por haber firmado y aplicado los Acuerdos de Oslo de 1993 con los palestinos que condujeron a su asesinato en 1995.

El vuelco de Gantz ha reforzado la posición de Netanyahu y ha llevado a la desintegración de su propio partido, dejándolo con sólo 15 miembros, menos de la mitad de la lista original.

Netanyahu ha prometido “restaurar la economía”, es decir, reforzar la posición de la oligarquía financiera y empresarial de Israel, y anexar tierras palestinas en la Cisjordania ocupada.

Dijo que su prioridad era poner fin a la crisis económica precipitada por la pandemia COVID-19. Ya había suavizado las restricciones de cierre, ordenado la reapertura de negocios y escuelas y permitido que se reabrieran los templos para rezar, incluso cuando los nuevos casos elevan el número total en Israel a casi 17.000 y las muertes a 280. Esta semana se abrirán restaurantes, bares, clubes, piscinas y hoteles, lo que provocará un resurgimiento del virus.

En los Territorios Palestinos, de los que Israel es responsable en virtud del derecho internacional, el número de casos confirmados ha aumentado a 554 en la Cisjordania /Jerusalén Oriental y 55 en Gaza, mientras que se han producido 55 muertes en la Cisjordania /Jerusalén Oriental y una muerte en Gaza, una mujer que había regresado recientemente de Egipto, donde la enfermedad hace estragos.

Con instalaciones sanitarias totalmente inadecuadas debido a la ocupación de Israel, su punitiva y repetida retención de impuestos e ingresos por servicios públicos a la Autoridad Palestina en la Cisjordania y los 13 años de bloqueo de Gaza, el cierre ha cobrado un alto precio en los sustentos de la población y ha llevado a muchas familias al borde de la hambruna.

Más de un millón de israelíes—el 26 por ciento de la fuerza de trabajo, en comparación con poco más del 3 por ciento en febrero—han perdido sus empleos, gracias a la decisión de Netanyahu de proteger a los empleadores concediendo entonces préstamos a bajo interés y permitiendo al mismo tiempo que los trabajadores sean despedidos con sólo las prestaciones de desempleo. Esto ha discriminado a los ciudadanos árabes de Israel cuyos municipios están menos financiados que los judíos.

Se espera que al menos el 30 por ciento de los despedidos no vuelvan a ser contratados, incluso cuando el período designado—50 días—para los beneficios de desempleo llegue a su fin. No se espera que muchos negocios vuelvan a abrir. Otros 500.000 trabajadores autoempleados y de la economía informal, que no están incluidos en las estadísticas de desempleo, se están ahogando en deudas, mientras que los refugiados y los trabajadores extranjeros no tienen derecho a recibir apoyo del gobierno.

Incluso antes de la pandemia, uno de cada tres niños vivía en la pobreza, y los trabajadores no compraban medicamentos para pagar sus facturas de agua y electricidad, decenas de miles de familias se enfrentaban a la inseguridad alimentaria y miles esperaban una vivienda pública. Ahora incluso eso parece un sueño lejano, ya que el fin de las prestaciones sociales afecta a los más vulnerables, incluyendo a las personas con discapacidades que han visto desaparecer sus ingresos después de que las fábricas que los empleaban cerraran.

Se espera que el nuevo presupuesto aumente los impuestos y reduzca los servicios en un intento de recuperar los miles de millones de dólares puestos a disposición de la élite financiera.

Según el acuerdo de la coalición, Netanyahu retendrá el cargo de Primer Ministro durante 18 meses, mientras busca detener el caso de la fiscalía con interminables desafíos legales, antes de entregárselo a Gantz. El gobierno no puede aprobar la legislación sobre otras cuestiones importantes hasta después del fin de la pandemia y éstas estarán sujetas a la aprobación de Gantz. El gobierno incluye un número récord de ministros como concesión a la base de apoyo fascista y ultraortodoxa de Netanyahu.

Crucialmente, Gantz estuvo de acuerdo—sin derecho a veto—con los movimientos de anexión de partes de Cisjordania en julio, después de que la administración de Trump diera luz verde a Israel en su “trato del siglo”. Aunque no está claro el alcance exacto de la anexión, se espera que incluya los bloques de asentamientos, toda o parte de la Zona C en la Cisjordania, que está bajo control militar israelí, y el valle del Jordán.

La anexión, que cuenta con el apoyo popular en la circunscripción evangélica republicana, adquiere mayor urgencia a la luz de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en noviembre y de la beligerancia de Washington contra Irán como parte de su campaña más amplia para reducir la influencia china en la región. Israel, junto con Arabia Saudita y las petro-monarquías del Golfo, desempeña un papel clave como perro de ataque de Washington y como representante local.

Joe Biden, el presunto candidato presidencial del Partido Demócrata, se ha opuesto nominalmente a la anexión de los territorios palestinos por parte de Israel, diciendo que “cortaría cualquier esperanza de paz”, pero renovó su promesa de continuar incondicionalmente la ayuda militar estadounidense a Israel si es elegido presidente.

Netanyahu enfatizó la importancia de lograr la soberanía para los sitios bíblicos como “Shilo, Betel, Hebrón” y otros, diciendo: “Esta es una misión histórica que se logrará en conjunto”.

Esto conducirá a un tsunami de desposeimientos y expulsiones a medida que se expropien tierras palestinas para dar paso a nuevos asentamientos o a la ampliación de los ya existentes, con los palestinos trasladados a la gran ciudad más cercana, como ocurrió con los beduinos del Neguev y los habitantes de Jerusalén oriental que se encontraban en zonas aisladas del resto de la ciudad.

A la cabeza de la campaña de anexión han estado los colonos fascistas que, a pesar de las medidas de distanciamiento social y el bloqueo de Israel, han intensificado sus ataques contra los palestinos en la Cisjordania para expulsarlos de sus tierras. Han utilizado garrotes, hachas, armas de electrochoque, piedras y perros de asalto, en algunos casos causando heridas graves, como han visto los soldados. Han atacado casas, incendiado coches, destrozado y arrancado olivos y otros cultivos, y robado ganado.

Según el grupo de derechos humanos B'Tselem, las fuerzas de seguridad israelíes hicieron una redada en 100 hogares de la Cisjordania y detuvieron a 217 palestinos, 16 de ellos menores, entre el 1º de marzo y el 3 de abril. Documentó incursiones nocturnas en 12 hogares, de los cuales 8 pertenecían a miembros de una familia extensa.

Decenas de miles de trabajadores palestinos continuaron trabajando en Israel y en los asentamientos. Algunos de los trabajadores menos protegidos del país, no se les permitía cruzar la frontera, pero tenían que aceptar permanecer en Israel para no propagar la enfermedad. A merced de sus empleadores, algunos han tenido que dormir en obras de construcción en condiciones atroces. Los que regresaron a sus hogares no recibieron ninguna compensación y muchos perdieron sus trabajos.

En uno de sus últimos actos antes de abandonar la coalición de Netanyahu para sentarse con la oposición, el ministro de Defensa Naftali Bennett aprobó un proyecto de asentamiento en la ciudad de Hebrón, en el sur de la Cisjordania, uno de los varios en torno a la mezquita de Ibrahimi, que supondrá la confiscación de tierras palestinas.

La anexión implicará el uso de la fuerza militar, en condiciones en las que los palestinos de los territorios ocupados e Israel son ahora aproximadamente los mismos que los judíos israelíes.

En un documento de código abierto publicado por el Instituto de Política y Estrategia (IPS) de Herzliya se afirma que la anexión desestabilizaría la frontera oriental de Israel, que se “caracteriza por una gran estabilidad, una tranquilidad y un nivel de terror muy bajo”, causaría una “profunda sacudida” en las relaciones entre Israel y Jordania y conduciría a la “desintegración gradual” de la Autoridad Palestina, que actúa como fuerza policial local de Israel, y a otro levantamiento palestino.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de mayo de 2020)