Protestas en toda Nueva Zelanda por el asesinato de George Floyd a manos de la policía estadounidense

por Tom Peters
4 junio 2020

Decenas de miles de personas se unieron ayer a las protestas y vigilias en Nueva Zelanda en solidaridad con el movimiento de masas que ha estallado en los Estados Unidos tras el brutal asesinato de George Floyd por parte de los agentes de policía de Minneapolis.

Los medios de comunicación informaron de que al menos 4.000 personas se reunieron en la Plaza Aotea de Auckland y marcharon al consulado de los Estados Unidos. Las fotografías y los vídeos compartidos en los medios sociales parecen mostrar multitudes mucho más grandes, y algunos estiman que el número es de decenas de miles.

En Wellington, al menos 2.000 personas hicieron una vigilia fuera del parlamento y cientos marcharon a la embajada de EE.UU. Cerca de 500 se unieron a una protesta en Christchurch y cientos más en Dunedin.

Manifestantes en la manifestación de Auckland (Foto: Facebook)

Las manifestaciones fueron parte de una poderosa ola de protestas internacionales. Alrededor de 2.000 personas se reunieron en Perth, y se han programado concentraciones en otras ciudades australianas para los próximos días. Se han celebrado protestas en toda Europa, Canadá y Japón, entre otros lugares.

El movimiento internacional refleja la intensa oposición que se ha ido acumulando en la clase obrera, a lo largo de decenios, no sólo contra la brutalidad policial sino también contra la guerra interminable y los niveles sin precedentes de desigualdad social. El hecho de que los gobiernos no hayan podido detener los cientos de miles de muertes causadas por COVID-19, y la destrucción de decenas de millones de empleos, ha alimentado aún más la indignación.

Las multitudes de Nueva Zelanda estaban compuestas en gran parte por trabajadores jóvenes y estudiantes, de todas las etnias, incluidos blancos, maoríes, isleños del Pacífico e inmigrantes de muchas nacionalidades. Los manifestantes coreaban "Las vidas de los negros son importantes" y "No puedo respirar", las últimas palabras de George Floyd cuando fue asfixiado hasta morir por el oficial de policía Derek Chauvin.

Uno de los organizadores en Wellington, Nicole Inskeep, que se trasladó a Nueva Zelanda desde Charlottesville (Virginia)—escenario de una revuelta de supremacistas blancos que mató a una persona en 2017—leyó de una lista de nombres de hombres y mujeres negros asesinados por la policía en los Estados Unidos.

En Auckland, el artista marcial mixto de origen nigeriano Israel Adesanya fue uno de los que se dirigió a la multitud. Agradeció a las personas "de todas las razas por estar aquí, porque necesitamos que se pronuncien" contra el racismo.

También asistió a la protesta de Auckland Randy Pollard, que emigró de Minneapolis donde era amigo de George Floyd. Le dijo al New Zealand Herald: "Era genuino, de buen corazón... un tipo maravilloso. Era muy accesible y fácil de tratar. Le tenía mucho respeto".

Pollard dijo que no habría paz hasta que todos los oficiales involucrados en el asesinato fueran llevados a la justicia. Añadió: "Al mismo tiempo, el presidente dice que si la gente se resiste, dispare. Eso es ridículo. ¿Cómo puedes tener paz si eso viene del presidente?"

Muchos manifestantes también denunciaron la mayor militarización de la policía neozelandesa por parte del gobierno de coalición del Partido Laborista, NZ Primero, y los Verdes.

Hay una amplia oposición pública a los Equipos de Respuesta Armada de la Policía (ARTs), con miles de personas twiteando el hashtag #ArmsDownNZ en los últimos días. Muchos tweets dijeron que no querían que Nueva Zelanda se convirtiera en como los Estados Unidos.

En los últimos años ha habido un aumento en el número de asesinatos por la policía de Nueva Zelanda, con las víctimas desproporcionadamente de la clase obrera, los maoríes y los enfermos mentales.

La policía, apoyada por el gobierno de Ardern, usó la masacre de Christchurch de 51 musulmanes por un francotirador fascista el año pasado como pretexto para probar el ART en tres áreas de la clase trabajadora: Christchurch, Waikato y el sur de Auckland. Las unidades armadas pronto podrían hacerse permanentes y ampliarse.

Mientras que la primera ministra Jacinda Ardern afirma que no quiere que la policía esté armada de forma rutinaria, el ART ha sido desplegado cientos de veces para la vigilancia rutinaria durante el período de prueba de seis meses.

En respuesta a las protestas de ayer, Ardern dijo a TVNZ esta mañana: "Entiendo la fuerza de los sentimientos", declarando que estaba "horrorizada" por el asesinato de Floyd. Al mismo tiempo, sin embargo, dijo que las protestas eran "una clara violación" de las restricciones de COVID-19 sobre las reuniones públicas. Cuando se le preguntó si la policía debería haber intervenido para detener las manifestaciones, Ardern dijo que "esas decisiones son para la policía".

El viceprimer ministro Winston Peters, que dirige el nacionalista de derecha del Partido de Nueva Zelanda Primero, fue aún más lejos, preguntando en Newstalk ZB: "¿Por qué no estamos procesando a las personas que organizaron esas protestas?"

Segundos después, Peters pidió el levantamiento inmediato de las restricciones de distanciamiento social del país—algo exigido por las grandes empresas pero al que se oponen los principales expertos en salud, que advirtieron que esto podría suponer un resurgimiento del coronavirus. Ardern ha indicado que las restricciones restantes podrían ser levantadas tan pronto como la próxima semana.

El líder del Partido ACT, de extrema derecha, David Seymour, que se hace pasar fraudulentamente por defensor de la libertad de expresión, también ha denunciado las protestas como una "bofetada en la cara para todo negocio que haya restringido sus operaciones".

Ayer, la codirectora del Partido Verde, Marama Davidson, declaró que su partido se solidariza con la familia de Floyd y otras víctimas de los asesinatos de la policía de EE.UU., y contra la "cultura de racismo y violencia sistémica... construida sobre siglos de injusticias e inequidades sociales".

El portavoz de justicia del partido, Golriz Ghahraman, también declaró que se oponen a las ART de la policía en Nueva Zelanda y que presionaría "para desmilitarizar nuestra fuerza policial desde dentro del gobierno".

Estas declaraciones son completamente hipócritas. Los Verdes son una parte crucial del gobierno, que se formó con una plataforma de militarización de la policía. El acuerdo de coalición de 2017 entre los Laboristas y NZ Primero prometió reclutar 1.800 policías de primera línea adicionales, un aumento de alrededor del 20 por ciento. También se ha ampliado el número de programas de formación de la policía en las escuelas.

El gobierno ha utilizado la pandemia COVID-19 para dar a la policía mucho más poderes para hacer arrestos y llevar a cabo registros sin orden judicial. Las leyes de emergencia también permiten que el ejército sea desplegado para ayudar a la policía.

A medida que Nueva Zelanda entra en la peor crisis económica y social desde la década de 1930, la policía se desplegará inevitablemente cada vez más abiertamente contra la clase obrera, para suprimir la oposición a la desigualdad y el militarismo.

Ardern, que es aclamada en los medios de comunicación a nivel internacional por su supuesta "amabilidad" y liderazgo, no ha denunciado la amenaza de Trump de desplegar el ejército contra los manifestantes. Los Laboristas, NZ Primero y los Verdes, junto con los partidos de la oposición, están todos comprometidos con la alianza con el imperialismo estadounidense, junto con un vasto aumento del gasto militar, para integrar a Nueva Zelanda en los planes de guerra de los Estados Unidos.

El autor tambien recomienda:

New Zealand Police fatally shoot man in rural town [24 December 2019]

One year after the New Zealand fascist terrorist attack [14 March 2020]

New Zealand Greens support military build-up [23 January 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de junio de 2020)