Los trabajadores de entrega brasileños se van a la huelga en defensa de sus vidas

por Tomás Castanheira
15 junio 2020

El jueves, los entregadores de la aplicación de entrega Loggi entraron en su tercer día en huelga contra las terribles condiciones de trabajo y los bajos pagos, que se han agravado desde el comienzo de la pandemia de coronavirus. La huelga se inició en Río de Janeiro, alimentada por la ira contra la muerte de un joven trabajador de reparto, Thiago Coelho, quien sufrió un accidente de motocicleta el martes.

El primer día de la huelga, los trabajadores cerraron cuatro oficinas de Loggi en Río de Janeiro y plantearon una serie de demandas, que incluyen aumentar el valor de las entregas y poner fin a las prohibiciones de los trabajadores de entrega, y pidieron a sus colegas de todo Brasil que se unieran a ellas.

Los repartidores de Loggi en huelga (Crédito: Universidade à Esquerda)

A lo largo del martes, los trabajadores también realizaron dos protestas por la muerte de Thiago Coelho, bloqueando las carreteras en Niterói, el municipio de Río de Janeiro, donde el joven sufrió el accidente.

Al día siguiente, la huelga se extendió a otras partes de Río de Janeiro y llegó al estado de São Paulo. Los trabajadores realizaron nuevas manifestaciones, tocando las bocinas de sus motocicletas en las calles de Río de Janeiro. Bloquearon las vías de las líneas de tránsito rojo y amarillo, así como la calle Barra, la avenida más concurrida de la ciudad.

Los trabajadores denunciaron los intentos de Loggi de romper la huelga, ofreciendo altas tasas a los rompehuelgas y amenazando con enjuiciar a los huelguistas y prohibirles la aplicación. Los trabajadores respondieron intensificando el movimiento.

En un video, un líder de huelga habla a sus colegas: “La huelga también es para desbloquear a todos los que fueron prohibidos [desde la aplicación] y también por la huelga. Hasta que sean desbloqueados, vamos a salir todos los días ... Ya llegó a São Paulo y Río. ¡Pronto todo Brasil estará aquí, reunámonos a todos! No tengo miedo, y tú tampoco deberías tenerlo. Todos se mantienen unidos, si nadie trabaja en Loggi, no hay nada que puedan hacer. O aumentan el sueldo o nadie trabaja".

En una entrevista con G1, el mismo trabajador declara que la compañía impone condiciones de trabajo inseguras, desde la sobrecarga de paquetes que no caben en el maletero de la motocicleta hasta la falta de equipo de protección contra el coronavirus. “Mira el desinfectante de manos que nos dieron durante todo el mes, esto no es suficiente para una semana. Y sólo una máscara”.

Loggi es una startup brasileña en auge en el negocio de entrega, que trabaja en asociaciones con corporaciones transnacionales como Rappi e Ifood y en competencia directa "con una combinación de compañías tradicionales como la oficina de correos, Jadilog, Total Express, a quienes queremos ganar todos los día ", dijo el CEO Fabien Mendez. En junio pasado, Loggi recibió una inversión de US $150 millones de fondos internacionales como el conglomerado japonés Softbank, y alcanzó un valor de mercado de más de US $1 mil millones, convirtiéndose en una empresa nacional "unicornio", que es un modelo de éxito.

Esta competencia voraz por los mercados se basa en abaratar los costos laborales de los servicios de entrega. Loggi y otras corporaciones vieron la pandemia de coronavirus como una oportunidad única para profundizar la explotación de sus trabajadores. Las constantes prohibiciones y la reducción de los pagos de entrega fueron la respuesta de los empleadores al aumento gigantesco de trabajadores que se inscribieron para trabajar, a raíz del desempleo en Brasil y en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia.

Los repartidores de Loggi en huelga (Crédito: Universidade à Esquerda)

Los entregadores en estas aplicaciones han estado llevando a cabo huelgas y protestas en Brasil desde abril, relacionadas con las huelgas de trabajadores de entrega en todo el mundo, en países como España, Ecuador y Argentina. El domingo pasado, los trabajadores de entregas asistieron a las protestas en todo Brasil contra la violencia policial, el racismo y la administración del fascistoide Jair Bolsonaro, uniéndose a las manifestaciones internacionales en respuesta al asesinato de George Floyd.

El movimiento de trabajadores de reparto forma parte de una ola de huelgas de la clase trabajadora brasileña e internacional que marca un nuevo capítulo en la historia de la lucha de clases. La declaración hecha esta semana por un trabajador de reparto en huelga, que "los empresarios están ganando demasiado dinero mientras sufrimos en las calles", expresa el sentimiento de amplios sectores de la clase trabajadora global.

Los trabajadores brasileños deben apelar a sus colegas de todo el mundo para un movimiento unificado contra la explotación por parte de las gigantes corporaciones transnacionales y por una respuesta política a la destrucción de la vida de los trabajadores provocada por el capitalismo en todos los países.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de junio de 2020]