Español

Doce años desde el final de la guerra comunal de Sri Lanka

Hace un día El 18 de mayo marcó el 12º aniversario del fin de la sangrienta guerra comunal de 26 años en Sri Lanka librada por los sucesivos gobiernos de Colombo contra los separatistas Tigres de Liberación de Tamil Eelam (LTTE, por sus siglas en inglés) y, en general, la minoría tamil de la isla.

Hablando en el parlamento ese día, el primer ministro Mahinda Rajapakse glorificó a las fuerzas armadas por la "liberación del país del terrorismo". Añadió: "Terminamos la era [de la guerra]", los refugiados desplazados fueron "asentados en sus aldeas" y "los representantes públicos del Norte y del Este hoy viven con dignidad, libertad y disfrutan de la democracia".

Soldados de Sri Lanka patrullan en Jaffna, a unos 300 kilómetros (186 millas) al noreste de Colombo, Sri Lanka, en esta foto del miércoles 21 de junio de 2006. (AP Photo/Eranga Jayawardena, Archivo)

Esto pone la historia patas arriba, ocultando la brutal verdad sobre el fin de la guerra. Las implacables ofensivas militares de los primeros meses de 2009 llevaron al LTTE junto con cientos de miles de civiles tamiles a una pequeña zona de tierra cerca de Mullaitivu en la costa noreste de la isla.

El ejército de Sri Lanka atacó sin piedad la zona con proyectiles de artillería y desde el aire, atacando deliberadamente hospitales, centros de ayuda y zonas civiles designadas. Según estimaciones de la ONU, al menos 40.000 civiles fueron masacrados. Cuando las defensas de los LTTE finalmente colapsaron, los militares asesinaron a los líderes de los LTTE que se rendían y llevaron a unos 300.000 civiles a campos de detención controlados por el ejército. Cientos de jóvenes fueron trasladados para "reeducación" a lugares desconocidos.

Mahinda Rajapakse, quien era presidente de Sri Lanka en ese momento, fue directamente responsable de estos crímenes de guerra y graves abusos de los derechos democráticos. Su hermano menor, Gotabhaya Rajapakse, que ahora es el presidente del país, supervisó estas operaciones militares criminales como secretario de Defensa. Está directamente implicado en el asesinato de líderes del LTTE, que se entregaron y portaban banderas blancas de rendición.

En cuanto a la situación que enfrenta el pueblo tamil hoy, los encarcelados en campamentos fueron “reasentados” y muchos aún viven en la pobreza extrema en chozas con instalaciones elementales. Alrededor de 90.000 viudas de guerra en el norte y el este de la isla luchan por sobrevivir. Las dos provincias devastadas por la guerra siguen bajo una intensa ocupación militar, y la población tamil, en particular los jóvenes, es constantemente hostigada e intimidada. Se están llevando a cabo protestas para exigir información sobre los "desaparecidos" y la liberación de los presos políticos.

Mientras celebraba en el sur su victoria sobre los LTTE, el gobierno desató una ofensiva militar-policial en el norte y el este, arrestando a decenas por presentar sus respetos a sus seres queridos que murieron en la masacre de Mullaitivu.

El gobierno se vio obligado a realizar celebraciones de victoria discretas este mes porque la pandemia de COVID-19 está aumentando en el país. El régimen de Colombo está nervioso por la creciente oposición masiva entre los trabajadores y los pobres que se enfrentan a recortes de salarios y empleos y al alza de los precios de los alimentos esenciales y otros artículos básicos.

La respuesta del gobierno al creciente malestar social es fortalecer las fuerzas armadas en preparación para la guerra de clases. Como parte de las celebraciones de la victoria, miles de soldados fueron promovidos a rangos más altos. En respuesta a la derrota del LTTE, las fuerzas armadas se han ampliado, no contraído, y sus asignaciones presupuestarias volvieron a aumentar este año a la enorme cantidad de 440.000 millones de rupias ($US 2.200 millones).

En oposición al júbilo en los círculos gobernantes en 2009, el World Socialist Web Site escribió: “La derrota militar del LTTE no ha hecho nada para resolver los problemas subyacentes a la guerra civil. Simplemente ha demostrado que la unidad del estado de Sri Lanka sobre una base burguesa solo podría mantenerse mediante una represión sangrienta y atrocidades". (Perspectiva del WSWS el 21 de mayo de 2009).

El estallido de la guerra en 1983 fue el resultado de la política comunal seguida por la clase capitalista de Sri Lanka y los gobiernos sucesivos desde la independencia formal en 1948 del imperialismo británico. Incapaces de abordar ninguna de las cuestiones democráticas o sociales que enfrentan los trabajadores y las masas oprimidas, los gobiernos de Colombo recurrieron al supremacismo cingalés-budista y al chovinismo antitamil en cada crisis política para dividir y debilitar a la clase trabajadora.

Poco después de la independencia, el gobierno de turno abolió los derechos de ciudadanía de un millón de trabajadores de plantaciones tamiles traídos de la India como mano de obra barata por los gobernantes coloniales británicos. En 1956, luego de una profunda crisis de gobierno que llevó a un levantamiento de los trabajadores y las masas rurales en 1953, el Partido de la Libertad de Sri Lanka ganó las elecciones sobre la base de una política de solo cingalés que hizo del cingalés el único idioma oficial y relegó a los tamiles. a la ciudadanía de segunda clase.

El Partido Lanka Sama Samaja, que decía ser trotskista, había actuado inicialmente como un freno al comunalismo, promoviendo la unidad de la clase trabajadora: cingalés y tamil. Pero su degeneración y traición en 1964, cuando ingresó al gobierno capitalista de Sirima Bandaranaike y abrazó el populismo cingalés, llevó a la formación de organizaciones radicales pequeñoburguesas basadas en la "lucha armada" y la política étnica —en particular, los LTTE entre la juventud tamil en el norte y Janatha Vimukthi Peramuna (JVP) entre los jóvenes rurales cingaleses del sur—.

El gobierno derechista del Partido Nacional Unido (UNP) de J. R. Jayawardene, que llegó al poder en 1977, respondió a la crisis económica del país implementando una reestructuración a favor del mercado y alentando a los inversores extranjeros a aprovechar la mano de obra barata. Cuando estalló la oposición de la clase trabajadora, Jayawardene reescribió la constitución para establecer una presidencia ejecutiva autocrática y se involucró en una provocación antitamil tras otra, que culminó en los devastadores pogromos antitamiles en 1983 que llevaron al estallido de una guerra abierta.

El Partido Socialista por la Igualdad (SEP) —y su precursor, la Liga Comunista Revolucionaria (LCR)— es el único partido que se opuso sistemáticamente a la guerra comunal sobre la base de la lucha por la unión de la clase obrera. Exigimos la retirada incondicional de los militares del Norte y del Este y defendimos los derechos democráticos de la minoría tamil. Al mismo tiempo, el RCL/SEP se opuso al separatismo de los LTTE, que promovía la división comunal de la clase obrera.

En 1987, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) y la LCR avanzaron la perspectiva de la República Socialista Sri Lanka-Eelam como parte de la lucha por una Unión de Estados Socialistas en el sur de Asia. Este programa se basó en la Teoría de la Revolución Permanente de Trotsky, que enfatizó que solo la clase trabajadora puede proporcionar el liderazgo a las masas rurales pobres y oprimidas para resolver las tareas democráticas como parte de la lucha por el socialismo.

La guerra prolongada y devastadora demostró la incapacidad de cualquier sector de la burguesía de Sri Lanka, profundamente sumido en la política étnica, para satisfacer las aspiraciones democráticas y las necesidades sociales de los trabajadores. Mientras los gobiernos de Colombo sacrificaban las vidas de los jóvenes cingaleses para mantener el poder y los privilegios del establecimiento mayoritario cingalés, los partidos burgueses tamiles buscaban una mayor autonomía o un estado capitalista tamil separado para explotar a la clase trabajadora tamil.

El SEP explicó que la derrota del LTTE en 2009 no fue principalmente una cuestión militar sino que fue el resultado de su perspectiva nacionalista burguesa. El LTTE era orgánicamente incapaz de hacer un llamamiento de clase a los trabajadores tamiles, y mucho menos a la clase trabajadora en otras partes de Sri Lanka e internacionalmente. Mientras las devastadoras ofensivas finales del ejército estaban en marcha, emitió llamamientos patéticos a la "comunidad internacional", es decir, a las mismas potencias, incluidos Estados Unidos e India, que respaldaban la guerra de Colombo y hacían la vista gorda ante sus atrocidades.

Los doce años transcurridos desde el final de la guerra solo han conducido a una crisis política cada vez más profunda, ya que Sri Lanka se ha visto envuelta en tensiones geopolíticas cada vez más intensas, en particular la confrontación de Estados Unidos con China, y una situación económica mundial que empeora, todo lo cual ha agravado por la pandemia de COVID-19. Los militares y sus métodos brutales desarrollados durante la guerra ahora se están preparando para su uso contra la clase trabajadora, a medida que crece el descontento por el empeoramiento de las condiciones sociales que enfrentan los trabajadores.

El final de la guerra coincidió con la crisis financiera mundial de 2008-09. La economía de Sri Lanka, ya agobiada por los altos costos de la guerra y su devastación, se vio muy afectada. El gobierno del presidente Mahinda Rajapakse recurrió al Fondo Monetario Internacional (FMI) en busca de ayuda financiera, implementó sus dictados de austeridad y recurrió a la represión militar y policial contra la oposición de los trabajadores y los pobres.

Al mismo tiempo, Estados Unidos era profundamente hostil a los vínculos de Rajapakse con China, que había proporcionado armas y financiación para la guerra. En una operación de cambio de régimen orquestada desde Washington, Rajapakse fue derrotado en las elecciones presidenciales de 2015 que llevaron a Maithripala Sirisena al poder, con el apoyo de la UNP, la burguesa Tamil National Alliance (TNA), la Janatha Vimukthi Peramuna y también los grupos de pseudoizquierda.

El gobierno de unidad nacional encabezado por el presidente Sirisena y el líder de la UNP, Ranil Wickremesinghe, como primer ministro, rápidamente abandonó sus promesas de "buen gobierno" y mejores niveles de vida. Profundamente implicados en la guerra y sus propias atrocidades, Sirisena y Wickremesinghe se aseguraron de que no hubiera una investigación genuina sobre los crímenes del régimen de Rajapakse. A medida que se profundizaba la crisis económica, el gobierno volvió a recurrir al FMI, impuso nuevas cargas a la clase trabajadora y a los pobres, y utilizó métodos del estado policial para reprimir el malestar social.

Los grupos y sindicatos de la pseudoizquierda, que habían promovido y ayudado a Sirisena y Wickremesinghe a llegar al poder, defendieron al gobierno de unidad nacional hasta la médula y ayudaron a reprimir una creciente ola de huelgas y protestas. La TNA, el principal representante de la burguesía tamil, era un socio de facto en el gobierno.

El gobierno de unidad nacional también condujo a una mayor fragmentación del establecimiento político, con los dos principales partidos de la clase dominante, el UNP y el SLFP, reducidos a caparazones. En esta situación altamente inestable, Gotabhaya Rajapakse, respaldado por el ejército y sectores importantes de las grandes empresas, aprovechó el descontento masivo para ganar las elecciones presidenciales de 2019, en las que el voto estuvo profundamente dividido a lo largo de líneas comunales. Si bien los tamiles no votaron por Rajapakse, el hombre responsable de los crímenes de guerra, los trabajadores cingaleses no votaron por el candidato del Frente Nacional Unido Sajith Premadasa, quien había impuesto nuevas cargas sociales como parte del gobierno de unidad nacional.

Rajapakse y Sri Lanka Podujana Peramuna (SLPP) que lo respaldaron también pudieron explotar los ataques terroristas del domingo de Pascua de 2019 por parte de un grupo extremista islamista local que mató a 270 personas e hirió a muchas más, prometiendo un gobierno fuerte y estable que sería duro con "seguridad nacional."

El hecho de que Sri Lanka esté ahora gobernado por los hermanos Rajapakse —las dos figuras que tienen la mayor responsabilidad por los crímenes y atrocidades de los militares en los últimos meses de la guerra— debe servir como la advertencia más aguda para la clase trabajadora. En medio de una profunda crisis social, la burguesía confía en Gotabhaya Rajapakse y su promesa de un "gobierno fuerte" para reprimir la creciente oposición de la clase trabajadora.

El presidente Rajapakse ha instalado generales retirados o en servicio en puestos clave del gobierno, incluido el general de división retirado Kamal Gunaratne como secretario de defensa y el comandante del ejército, el general de división Shavendra Silva, como jefe del centro de operaciones nacional COVID-19. Al mismo tiempo, se apoya en gran medida en los grupos extremistas cingaleses y ha ayudado a impulsar el chovinismo antitamil y antimusulmán.

Los trabajadores deben extraer las lecciones políticas necesarias de los desastres resultantes de la política comunal. Gotabhaya y Mahinda Rajapakse, que presidieron la matanza de decenas de miles de civiles tamiles, no dudarán en utilizar los mismos métodos brutales contra la clase trabajadora y los pobres urbanos y rurales.

La clase trabajadora no puede defender ninguno de sus derechos democráticos y sociales sin rechazar todas las formas de nacionalismo y chovinismo —tanto el supremacismo cingalés-budista como el separatismo tamil— que fueron responsables de la guerra. Solo a través de una lucha unificada contra la clase capitalista, sus opresores conjuntos y el sistema de ganancias en el que descansa, los trabajadores pueden ganar a su lado a los trabajadores rurales y luchar por un gobierno obrero y campesino. Un gobierno así implementaría políticas socialistas para satisfacer las necesidades apremiantes de la mayoría, no los requisitos de ganancias de los pocos ricos, como parte de la lucha por el socialismo en todo el sur de Asia e internacionalmente.Instamos a los trabajadores y jóvenes a unirse a la SEP, que es la única que lucha por este programa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de mayo de 2021)

Loading