Español

Los bancos estadounidenses obtienen beneficios récord en el segundo trimestre mientras millones de personas se enfrentan a un desastre social

Los bancos estadounidenses han dado a conocer esta semana sus beneficios del segundo trimestre, que han sido récord, mientras amplios sectores de la clase trabajadora siguen luchando por sobrevivir con los escasos subsidios de desempleo mientras buscan sin éxito un trabajo bien remunerado y seguro.

El logo de Goldman Sachs aparece encima de un puesto de negociación en el parqué de la Bolsa de Nueva York, el martes 13 de julio de 2021. Goldman Sachs obtuvo las segundas mayores ganancias trimestrales de la historia de la empresa en el trimestre finalizado en junio. (AP Photo/Richard Drew)

Las políticas monetarias ultralaxas promulgadas por la Reserva Federal, primero bajo el mandato del expresidente Donald Trump y continuadas bajo el de Joe Biden, hicieron que los principales bancos Goldman Sachs, Wells Fargo, Bank of America, Citigroup Inc, Morgan Stanley y JPMorgan Chase & Co registraran un beneficio combinado de $42,17 mil millones en el período de abril a junio.

  • Goldman Sachs registró $5.350 millones de beneficios en el trimestre, el doble que el año pasado.
  • El beneficio del segundo trimestre de Citigroup se disparó a $6.190 millones, frente a los $1.060 millones del mismo periodo del año anterior. A pesar de los miles de millones 'ganados', las acciones de la empresa cayeron un 0,3% el martes. En total, el precio de las acciones del banco ha subido un 11 por ciento hasta el miércoles.
  • Wells Fargo, que el año pasado acordó pagar $3.000 millones para resolver los cargos civiles y penales pendientes resultantes de un escándalo de años por defraudar a los clientes, obtuvo un beneficio de $6.000 millones en el segundo trimestre.
  • JPMorgan también vio sus beneficios del segundo trimestre más que duplicados con respecto al año pasado, informando de $11.900 millones esta semana, en comparación con los $4.700 millones del año pasado.
  • Bank of America, el segundo mayor banco de EE.UU., fue el único gran banco que no cumplió las expectativas de ingresos, según los analistas citados por el Wall Street Journal. Esto no impidió que el banco casi triplicara los beneficios de hace un año, pasando de $3.530 millones a $9.220 millones.
  • Morgan Stanley informó el jueves de que los beneficios del segundo trimestre aumentaron un 10 por ciento en comparación con el año anterior, con un beneficio declarado de $3.510 millones. Los ingresos de la banca de inversión aumentaron un 16%, hasta $2.380 millones, mientras que el banco obtuvo $71.000 millones en nuevos activos netos, el triple que el segundo trimestre del año pasado.

Los $42.170 millones de beneficios combinados superaron las expectativas de los analistas y superaron las cifras del año pasado en más de $6.000 millones.

Los beneficios de los bancos se vieron favorecidos por la liberación de miles de millones de dólares en 'pérdidas de préstamos' que los bancos habían estado reteniendo en caso de pérdidas relacionadas con la pandemia, que nunca se materializaron.

Al testificar ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes el martes, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dejó claro que la Fed no tenía intención de subir los tipos de interés ni de detener sus compras mensuales de $120.000 millones en activos financieros, a pesar de las preocupaciones sobre la inflación, que se vieron amplificadas por el aumento del 0,9% del índice de precios al consumo (IPC) registrado en mayo.

En general, el aumento interanual del IPC del 5,4 por ciento es el más alto de los últimos 13 años, impulsado por los aumentos de dos dígitos de casi todos los artículos de consumo básicos, desde la leche, la carne, el pan y el gas hasta los coches usados y la electricidad.

Los más de $42.000 millones de beneficios obtenidos por seis bancos en sólo tres meses bastarían para pagar a 210.000 médicos un salario anual de $200.000, o para pagar a unos 694.000 profesores un salario medio anual de $60.500, o para construir 140.000 viviendas a un coste de $300.000 cada una. Los beneficios trimestrales de los bancos son sólo $3.000 millones menos que los $45.000 millones propuestos en el Plan de Empleo Americano de Biden para reemplazar todas las líneas de servicio de plomo en los Estados Unidos.

Además de los bancos que registran beneficios récord, la mayor gestora de activos del mundo, BlackRock, informó el miércoles de un beneficio en el segundo trimestre de $1.380 millones, con una ganancia neta de $8,92 por acción. La empresa registró unos ingresos de $4,82 mil millones en el mismo periodo. Los activos gestionados por la empresa aumentaron hasta un récord de $9,49 billones, frente a los $7,32 billones del año anterior. Pronto se convertirá en la primera empresa con 10 billones de dólares bajo gestión.

En comparación, el producto interior bruto de 2019 del Reino Unido fue de $2,82 billones, mientras que el de la India fue de $2,86 billones y el de Japón de $5,08 billones. Los únicos países que tenían un PIB en 2019 mayor que los activos controlados por BlackRock eran las mayores economías del mundo, Estados Unidos y China.

Las acciones de BlackRock han subido un 26% desde principios de año, mientras que en los últimos 12 meses las acciones han aumentado un asombroso 64%. Demostrando el carácter parasitario del sistema capitalista, BlackRock informó que gastó $300 millones en el segundo trimestre recomprando acciones de la compañía.

Mientras que la vida nunca ha sido mejor para los accionistas de Wall Street y los ejecutivos de los bancos, el último informe de solicitudes de desempleo del Departamento de Trabajo (DOL) muestra que la peor calamidad económica que golpea a la clase trabajadora desde la Gran Depresión está lejos de terminar.

El DOL informó de que se presentaron 360.000 nuevas solicitudes de subsidio de desempleo en la semana que finalizó el 10 de julio, sólo 26.000 menos que el total revisado de la semana pasada de 386.000. Además de las solicitudes estatales, se presentaron más de 96.000 solicitudes federales en el marco del programa de Asistencia al Desempleo por Pandemia (PUA), que expira el 6 de septiembre. El programa PUA ha sido un salvavidas muy necesario para el creciente número de los denominados trabajadores por cuenta ajena y contratados que normalmente no tendrían derecho a las prestaciones de desempleo estatales.

En general, la participación en la población activa ha bajado casi un 3% desde febrero de 2020, con unos 13,8 millones de personas cobrando algún tipo de desempleo hasta el 26 de junio, aproximadamente 11 millones más que la media anterior a la pandemia, pero menos de la mitad de los 30,59 millones que cobraban en estas mismas fechas el año pasado.

Aunque las 456.000 solicitudes de desempleo combinadas son más del doble de la media anterior a la pandemia, esto no impidió que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, presumiera el jueves en las redes sociales de que el 'plan económico de Biden está funcionando'.

Como parte del 'plan económico' bipartidista de Biden, el 4 de junio Psaki dio la bendición de la Casa Blanca a los gobernadores republicanos de derechas para que empezaran a eliminar las prestaciones de desempleo relacionadas con la pandemia, aprobadas en el mal llamado Plan de Rescate de Estados Unidos, meses antes de su vencimiento previsto en septiembre, en lo que los medios de comunicación describieron enfermizamente como un 'audaz experimento' para chantajear a los trabajadores para que acepten trabajos mal pagados y peligrosos mientras la variante Delta del coronavirus sigue extendiéndose en Estados Unidos.

Aunque no se habla en la Casa Blanca ni por parte de los demócratas de cerrar la espita del dinero a Wall Street, a finales de julio más de la mitad de los estados de EE.UU. habrán eliminado los subsidios de desempleo y la moratoria de desahucio de los Centros de Control de Enfermedades federales expirará, poniendo a unos 4,2 millones de adultos en riesgo de desahucio en julio y agosto, según una estimación del Instituto Urbano.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de julio de 2021)

Loading