El Indefendible de Rohini Hensman: la ISO descubre su musa —la CIA— Segunda parte

por Alex Lantier
24 diciembre 2018

El siguiente artículo es la segunda parte de una crítica en cuatro partes de Indefendible: democracia, contrarrevolución y la retórica del antiimperialismo.

Primera parte|Segunda parte|Tercera parte|Cuarta parte

Una justificación antitrotskista para apoyar la guerra imperialista

La guerra por el cambio de régimen emprendida en Siria por las potencias de la OTAN, en alianza con Al Qaeda, a espaldas de los pueblos de América y Europa, es el resultado de tres décadas de guerras lideradas por Estados Unidos en Europa Oriental, Oriente Medio y Asia Central. Estos crímenes del imperialismo estadounidense y europeo no solo han cobrado millones de vidas y han convertido a más de 60 millones de personas en refugiados. Han expuesto el hecho de que las contradicciones básicas del capitalismo, que llevaron a la guerra mundial y la Revolución de Octubre en el siglo XX, siguen sin resolverse.

Indefendible

A pesar de la profunda impopularidad de estas guerras sangrientas, que han costado billones de dólares en medio de la crisis económica más profunda del capitalismo desde la década de 1930, los intentos de los votantes por acabar con ellas o limitarlas, mediante la votación de los gobiernos fuera de cargo en América y Europa, han fracasado. Los gobiernos sucesivos de todas las coloraciones políticas, por el contrario, las han intensificado, y está claro que esto se ha convertido en una política respaldada por una clase dominante arraigada. Cuando el régimen sirio invitó a Moscú para ayudarlo a combatir las milicias de oposición respaldadas por la OTAN en 2015, por ejemplo, la OTAN intensificó la guerra y se convirtió en un enfrentamiento militar con Rusia, una potencia nuclear. Un siglo después del estallido de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa, el sistema capitalista está al borde de una conflagración nuclear.

Esto subraya la relevancia perdurable de la alternativa política tanto para el capitalismo como para el estalinismo planteada por León Trotsky, el colíder con Vladimir Lenin de la Revolución de Octubre, opositor de Stalin y fundador de la Cuarta Internacional. La crítica de Trotsky del rechazo nacionalista del estalinismo a la revolución socialista mundial y su implacable lucha por establecer la independencia política de la clase obrera respecto de la clase capitalista y sus aliados de la clase media, siguen siendo la base de la política socialista revolucionaria actual. Demostró que los crímenes del estalinismo, que llevaron a la restauración del capitalismo en la Unión Soviética en 1991, no reflejaban el marxismo y el bolchevismo, sino la destrucción por parte de Stalin de cualquier influencia marxista organizada dentro de la Unión Soviética. Estos crímenes, sin embargo, no terminaron la era de la revolución socialista mundial y la lucha de la clase obrera para tomar el poder del estado y construir el socialismo, que se inauguró en la Revolución Rusa de Octubre de 1917. Las masas de trabajadores y jóvenes de hoy pueden y deben recurrir a esta perspectiva.

En contraste, Hensman y los partidos con los que está trabajando, la ISO, la NPA francesa y la australiana SA, quienes se inspiran en los descendientes de varios renegados del trotskismo, se han sometido al imperialismo.

La ISO desciende de Max Shachtman, quien rompió con Trotsky y la Cuarta Internacional en 1939–1940, afirmando que la Unión Soviética era "colectivista burocrático". Al igual que Tony Cliff, quien más tarde, en Gran Bretaña, atacó a la Unión Soviética como un "capitalista de estado". En la sociedad, Shachtman argumentaba que la Unión Soviética no era un estado obrero que había degenerado, como había explicado Trotsky, sino un aborto histórico que había creado una nueva clase capitalista dominante. Sobre esta base, Shachtman se orientó a los sindicatos de Estados Unidos, afiliados al Partido Demócrata, y Cliff al Partido Laborista socialdemócrata en Gran Bretaña.

Mientras Hensman cita el libro El capitalismo del Estado en Rusia de Cliff como la base de su visión de la Unión Soviética como un régimen de "acumulación privada del capitalismo de estado", también aplaude y cita a los pablistas como Achcar y Karadjis. Sus partidos, el NPA de Francia y las SA de Australia, descienden de las fuerzas que rompieron con el trotskismo y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) en 1953, afirmando que los partidos estalinistas servirían como líderes revolucionarios de la clase obrera. Por muy divergentes que parecieran ser sus valoraciones de la Unión Soviética, en un tema estaban unidos: todos rechazaron la lucha de Trotsky por mantener la continuidad revolucionaria de la Revolución de Octubre en la lucha contra el estalinismo.

Basándose en estas tradiciones pesimistas y antitrotskistas, Hensman concluye que la única opción hoy es defender el imperialismo estadounidense y su campaña de guerra contra Rusia. Rechazar a la Unión Soviética y los estados estalinistas del siglo XX en China y Europa del Este como "capitalista de estado", y denunciar a toda la dirección bolchevique como "imperialistas rusos", presenta un mundo en el que no existe una alternativa política al capitalismo. Ella escribe:

Es cierto que las políticas neoliberales en Occidente, que favorecen el gobierno del mercado en todos los ámbitos, promueven la privatización de casi todo, se oponen al gasto estatal en seguridad social y bienestar y son hostiles a los sindicatos, son hostiles a la clase obrera. Sin embargo, es igualmente cierto que los regímenes capitalistas de estado o ex capitalistas estatales han recortado drásticamente el gasto estatal en seguridad social y bienestar, reprimen ferozmente a los sindicatos de trabajadores que intentan ser independientes del estado y se caracterizan por una desigualdad enorme y creciente entre una pequeña minoría rica y una vasta mayoría empobrecida.

La diferencia clave, por lo tanto, es entre los estados democráticos que permiten a los trabajadores luchar contra las fuerzas que los explotan y oprimen, y los estados autoritarios que bloquean tales luchas de múltiples maneras... Es mucho más útil caracterizarlo como ‘izquierdistas’ aquellos que priorizan la lucha para establecer las condiciones en las que las personas oprimidas y explotadas pueden defenderse, y como' derechistas' aquellos que aplastan tales luchas y/o promueven ideologías autoritarias y desigualdad en la sociedad.

No es difícil ver el resultado del análisis reaccionario de Hensman. Si uno trata falsamente a Estados Unidos y Europa como estados donde los trabajadores pueden "defenderse" dentro del sistema social existente, mientras que Siria, Irán, China y Rusia son "estados autoritarios que bloquean tales luchas", entonces la tarea clave es imponerlos a la fuerza. Condiciones de países como las de América. Esto le proporciona un pretexto para saludar las guerras de Estados Unidos por el cambio de régimen, en Siria y más allá, como guerras de liberación.

Hensman rechaza, sin siquiera mencionar, el llamado de Trotsky a una lucha revolucionaria de la clase obrera internacional contra el imperialismo y la burocracia estalinista contrarrevolucionaria. También repudia rotundamente la defensa de la Unión Soviética contra el imperialismo. Ella escribe, “la noción de que ser de ‘derecha’ implica apoyo para el capitalismo privado, mientras que ser de ‘izquierda’ implica apoyo para el capitalismo de estado, o para el capitalismo oligárquico apoyado por el estado, es gravemente defectuosa". Ella agrega: "En retrospectiva, es evidente que la Guerra Fría fue un período prolongado de intensa rivalidad entre el imperialismo estadounidense y el imperialismo ruso".

Hensman se alía con las amenazas e intrigas del imperialismo contra la Unión Soviética, donde se habían abolido las propiedades capitalistas, y los países coloniales, que el imperialismo buscaba, y aún busca, para saquear. Esto subraya la corrección de la refutación de los ataques a Rusia, Irán y China por parte de la CICI como potencias imperialistas, realizadas desde el interior del entorno pequeñoburgués de la ISO:

¿Qué propósito político hay que preguntarle se beneficia de agregar la palabra "imperialista" a las descripciones de China y Rusia? En términos políticos prácticos, cumple funciones muy definidas. Primero, relativiza, y por lo tanto disminuye, el papel central y decisivo global contrarrevolucionario del imperialismo estadounidense, europeo y japonés. Esto facilita la colaboración activa de la pseudoizquierda con Estados Unidos en operaciones de cambio de régimen, como en Siria, donde el régimen de Assad ha sido respaldado por Rusia. En segundo lugar, y aún más importante, la designación de China y Rusia como imperialistas, y por lo tanto, implícitamente, como potencias coloniales que suprimen a las minorías étnicas, nacionales, lingüísticas y religiosas, sanciona el apoyo de la pseudoizquierda a los levantamientos de "liberación nacional" respaldados por el imperialismo y “revoluciones de color”...

Ya sea que Hensman y la ISO quieran admitirlo o no, están firmes con ambos pies en el campo del imperialismo y la reacción capitalista.

Una de las omisiones más reveladoras en el libro de Hensman es su silencio sobre los estrechos vínculos entre las guerras encabezadas por Estados Unidos y la red terrorista Al Qaeda, que llevó a cabo los ataques del 11 de septiembre de 2001. Después de las declaraciones del Pentágono en 2012, la alianza entre Estados Unidos y Al Qaeda en Siria es un asunto de registro público. Esta alianza, que deja particularmente claro el carácter fraudulento de las pretensiones humanitarias del imperialismo estadounidense, se remonta, sin embargo, a la Guerra Fría.

Después de que el Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA), respaldado por los soviéticos, tomara el poder en 1978, el Pentágono comenzó a armar la oposición islamista a la PDPA. Los funcionarios estadounidenses, recuperados de su derrota en Vietnam, idearon una política de "meter a los soviéticos en un atolladero vietnamita" en Afganistán, como escribió el funcionario de la CIA Robert Gates en su memoria de 1996 Desde las Sombras. Cuando el Kremlin invadió Afganistán en diciembre de 1979, en un intento reaccionario de fortalecer el régimen de PDPA en Kabul y estabilizar las relaciones de PDPA con las élites rurales afganas, Washington utilizó a Afganistán como campo de batalla para desangrar al ejército soviético.

Uno de los principales aliados de la CIA para llevar a cabo esta política, reclutando a decenas de miles de combatientes islamistas en todo el mundo para ir a combatir a la Unión Soviética en Afganistán, fue un joven multimillonario saudí, Osama bin Laden, el futuro líder de Al Qaeda. Hensman respalda la política estadounidense en Afganistán, mientras permanece en silencio sobre la alianza CIA-Al Qaeda, y la presenta como parte de una lucha de liberación contra el imperialismo soviético.

Ella escribe: “Un golpe de PDPA en 1978 enfrentó revueltas tribales que se convirtieron en un levantamiento a gran escala en diciembre de 1979, cuando los rusos invadieron y ocuparon Afganistán. La campaña militar que siguió se asemejó a la campaña estadounidense en Vietnam en su brutalidad contra los civiles... La guerra había alcanzado un punto muerto a mediados de la década de 1980 cuando Reagan, quien ya apoyaba a los mujahiden, acordó suministrarles misiles antiaéreos Stinger. Estas armas cambiaron la marea contra los rusos...".

La defensa de Hensman del papel de Estados Unidos en la guerra soviético-afgana y su silencio en las redes terroristas islamistas respaldadas por la CIA es reaccionaria. Ella esconde el carácter sangriento de las guerras de poderes islamistas respaldadas por la CIA, tanto en 1979–1992 en Afganistán como en 1979–1982 en Siria. Es a los descendientes de estas mismas fuerzas, que están luchando en la guerra de Siria de hoy, que Hensman llama una "revolución democrática".

Continuará

(Publicado originalmente en inglés el 15 de diciembre de 2018)