Conferencia de invierno de los Jóvenes Socialistas Democráticos de EE. UU. apuntala al Partido Demócrata

por Genevieve Leigh
24 febrero 2020

El pasado fin de semana, los Jóvenes Socialistas Democráticos de EEUU (Young Democratic Socialists of America, YDSA, por sus siglas en inglés) celebró su conferencia anual de invierno en Chicago, Illinois, con el título "Unir, luchar, ganar".

Una pancarta de los YDSA [crédito: Wikipedia Commons]

En función de la poca concurrencia y el carácter mal planificado del acto, está claro que los Socialistas Democráticos de América (DSA) no estaban particularmente deseosos de reunir a los simpatizantes jóvenes para una discusión sobre el socialismo. El acto mostró a una serie de activistas del Partido Demócrata de tercera categoría como oradores y panelistas, ninguno de los cuales estaba preparado para abordar seriamente la situación política. Aunque el DSA dice tener 56.000 miembros, solo asistieron 300 jóvenes a la conferencia.

El acto atrajo a diferentes sectores de la juventud, desde los que están honestamente interesados en el socialismo hasta oportunistas de la clase media que persiguen cargos en el Partido Demócrata y los sindicatos.

A los asistentes se les dijo que se integraran plenamente en la campaña de las primarias demócratas de Bernie Sanders. Este fue el principal objetivo del evento, que fue efectivamente un ejercicio de relaciones públicas para el senador de Vermont. Los oradores del DSA les dijeron a los jóvenes que atenuaran las referencias al socialismo y recurrieron a echar a asistentes que se opusieron a la idea de que el socialismo implica trabajar dentro del capitalista Partido Demócrata. El objetivo fundamental de los organizadores del evento fue desengañar a los jóvenes de la noción de que el socialismo implica una lucha independiente por el poder político.

El socialismo y la lucha contra la guerra

Los simpatizantes y miembros de los Jóvenes y Estudiantes Internacional por la Igualdad Social (JEIIS -- IYSSE, siglas en inglés) repartieron una carta abierta a los miembros del YDSA fuera de la conferencia. La carta comenta que el Partido Demócrata es "el partido capitalista más viejo del mundo", responsable de los mayores crímenes de la clase gobernante estadounidense desde la esclavitud a la bomba atómica a las guerras en Irak y Afganistán. Apelando a los que quieren luchar por el socialismo, la carta del IYSSE declaraba:

Los asistentes a la conferencia del YDSA quieren emprender acciones en la lucha por el socialismo. Bien —se requiere acción urgente para salvar al planeta de la barbarie capitalista. Pero la acción que termina fortaleciendo al Partido Demócrata es peor que inútil y solo creará cinismo y desilusión.

Esta carta tuvo una buena acogida por parte de muchos asistentes, que puede que conserven ilusiones en Sanders pero que son hostiles al Partido Demócrata y a la noción absurda de que el socialismo puede lograrse mediante este órgano reaccionario de Wall Street y el Pentágono.

Algunos asistentes estaban particularmente opuestos a la política exterior imperialista de Sanders, incluyendo su reciente declaración de que consideraría una guerra preventiva contra Irán y Corea del Norte. "Ha demostrado una y otra vez que está dispuesto a ir a la guerra", un delegado del YDSA le dijo al IYSSE. "Que él esté dispuesto a defender los intereses imperialistas estadounidenses en el extranjero hace que te preguntes qué políticas apoyaría a nivel doméstico". Otro delegado dijo que Sanders era un "cerdo imperialista".

El objetivo del DSA era aplastar cualquier discusión seria sobre este o cualquier otro tema serio.

Durante las discusiones del panel de la conferencia, sesiones plenarias y talleres, no hubo una sola mención a la campaña anti-Rusia del Partido Demócrata, respaldada por Sanders, ni siquiera a los ataques del Partido Demócrata a Sanders. No se dijo nada del crecimiento del fascismo a nivel internacional, el ataque a los derechos democráticos ni el peligro de una guerra mundial. No hubo discusiones sobre la historia del Partido Demócrata ni la letanía de esfuerzos anteriores sin éxito de reformarlo.

La única mención a la guerra provino de un representante del IYSSE, quien en un panel señaló a la declaración de Sanders al New York Times de apenas unos días antes así como sus declaraciones de que "algunas guerras son necesarias". El miembro del IYSSE señaló a la oposición de Sanders a las fronteras abiertas, su silencio acerca de la persecución de Julian Assange y su larga historia de apoyo a las guerras imperialistas estadounidenses en el Congreso.

El orador del IYSSE dijo, "En respuesta a algunas de estas críticas he oído a la gente decir que no se trata de Sanders, sino del movimiento. ¿Pero sobre qué base está siendo construido este movimiento? Está siendo encaminado tras Sanders y el Partido Demócrata, y por lo tanto el capitalismo. ¿Cómo puedes justificar tu afirmación de que estás luchando por el socialismo cuando al mismo tiempo todos los que están aquí tienen que hacer de soldados de a pie del Partido Demócrata?".

Arcadia Schmid, una de las panelistas, respondió: "Para mí personalmente Bernie Sanders no va a ser lo mejor para cómo yo organice. Él es nuestra mejor oportunidad ahora mismo. Pienso que aunque nuestros ideales no sean siempre los mismos, tenemos que poder tenerlo en el cargo y empujarlo hacia la izquierda. Quiero decir, nosotros somos la izquierda. Depende de nosotros decidir por qué vamos a luchar. Y entonces, si él hace algo con lo que nosotros no estemos de acuerdo me encantaría sentarme a protestar contra algo que hace un gobierno de Sanders".

Esta es una receta para el desastre y la desilusión política, que revela la quiebra del argumento pragmático de que Sanders es "nuestra mejor oportunidad ahora mismo". Si Sanders va a traicionar "nuestros ideales", como la propia Schmid admite, entonces, ¿para qué dedicar tanto esfuerzo para ponerlo en la Casa Blanca?

El DSA no quiere que se discutan los esfuerzos pasados por reformar al Partido Demócrata o por empujarlo a la izquierda. Como se decía en la carta del IYSSE a los miembros del YDSA, "Cada esfuerzo fracasado de reformar ha allanado el camino a los siguientes crímenes de los demócratas. Por esta razón el partido se ha granjeado el mote de 'sepulturero de los movimientos sociales'".

El DSA respondió a la intervención del IYSSE prohibiendo a dos de sus miembros, incluyendo a quien suscribe, asistir al último día de la conferencia. La prohibición reveló el carácter antidemocrático de los "socialistas democráticos" y deja claro que el DSA no es una organización en la que los jóvenes puedan discutir libremente sobre estrategia socialista. Es probable que la decisión de echar a los asistentes del IYSSE no haya venido de los organizadores del evento, sino de los funcionarios del Partido Demócrata que dirigen el cotarro en el DSA y la campaña de Sanders.

Respondiendo a la prohibición, quien suscribe les escribió lo siguiente a los organizadores del DSA:

No hay nada inapropiado en los tuits que publiqué. Esto contrasta con los tuits anticomunistas y de acoso al rojo de otros delegados. El funcionario del YDSA en la Universidad de Carolina del Este, por ejemplo, escribió como respuesta a la carta del IYSSE a los miembros del YDSA, "Lo único que hacen los trotskos es leer teoría, gritarle al DSA, publicar en internet, comer picahielo y mentir". La referencia al "picahielo" es particularmente amenazadora, ya que se refiere al instrumento que usó el asesino estalinista para matar a León Trotsky en 1940.

Otros delegados publicaron comentarios vulgares o amenazantes...

La verdadera razón de vuestra acción es vuestra oposición al contenido político de lo que hemos dicho —nuestra denuncia del Partido Demócrata y las posiciones proimperialistas de Bernie Sanders, y nuestro llamamiento a los miembros del YDSA para que asuman una lucha genuina por el socialismo dentro de vuestra organización.

Cuanto más viable se vuelve Sanders como potencial candidato presidencial, tanto más urgente es que el DSA suprima cualquier discusión sobre el socialismo genuino, de los verdaderos antecedentes de Sanders en apoyo del imperialismo estadounidense, y el carácter del Partido Demócrata.

El DSA sobre el “socialismo”

Durante toda la conferencia, el DSA intentó falsificar y distorsionar lo que es verdaderamente el socialismo para adaptarlo a las políticas del Partido Demócrata y los sindicatos capitalistas.

El edificio del YDSA CTU

La Directora Nacional del DSA Maria Svart dirigió un panel en la conferencia, titulado "Socialismo Democrático 101". Empezó pidiendo a todos los asistentes al taller que formaran grupitos e intentaran explicarse entre sí qué es el DSA sin usar la palabra "socialismo" ni ninguna campaña del DSA activa específica.

"Mucha gente no sabe qué significa la palabra socialismo. Ayuda hablar sobre ello en términos de semi- y cuasi-", explicó después del ejercicio. Lo que esto quiere decir de verdad es que es necesario hablar (o no hablar) sobre el socialismo de manera tal que no distancie de la dirección del Partido Demócrata y el propio Sanders.

Hubo un intercambio revelador entre Svart y un asistente a la conferencia sobre el tema del "sectarismo", por lo cual el DSA quiere decir el Partido Socialista por la Igualdad y el IYSSE.

Para reforzar su argumento contra el "sectarismo", Svart citó una carta escrita por Karl Marx a Arnold Ruge en septiembre de 1843: "No nos enfrentamos al mundo de manera doctrinaria con un nuevo principio: ¡Aquí está la verdad, arrodillaos ante ella! Desarrollamos nuevos principios para el mundo a partir de los principios del propio mundo. No le decimos al mundo: Cesad vuestras luchas, son tontas; os daremos la verdadera consigna de lucha. Meramente le mostramos al mundo aquello por lo que está luchando de verdad...".

Un estudiante argumentó que la presentación de Svart de Marx era falsa. "Marx de hecho pasa por todas las organizaciones socialistas que existían y las criticó sin miramientos", comentó. "Para Marx, era crítico que los trabajadores se unieran pero también lo era ser realmente claro a nivel teórico acerca de cuál es la doctrina correcta alrededor de la cual se están uniendo. No sé si realmente estoy de acuerdo con él, pero no creo que él dijera lo que tú estás diciendo".

La carta de Marx a Ruge se basa en el concepto de que el movimiento socialista revolucionario expresa la lógica objetiva de la lucha de clases; no es algo que simplemente se imponga desde fuera. Marx entendió que la lucha por desarrollar dentro de la clase trabajadora una consciencia de la lógica objetiva de sus luchas se desarrolla mediante el conflicto constante con los partidos y organizaciones de la clase gobernante, incluyendo a los antepasados políticos del DSA.

Svart pasó rápido al siguiente punto, después de desestimar la pregunta del estudiante con una referencia incomprensible a la "praxis". El resto de la sesión estuvo dominado por asuntos organizativos.

La falsificación deliberada de la historia continuó a lo largo del evento. En un repaso a la historia del DSA, Joe Allen, un antiguo miembro de la ahora disuelta Organización Socialista Internacional (ISO), dio una historia enlatada de las tres primeras internacionales socialistas. Dijo que no tenía tiempo para hablar de la Cuarta Internacional, fundada por León Trotsky en 1938 en oposición a los socialdemócratas y los estalinistas.

En un taller "Campus Trabajo", el orador, parecido a Svart, empezó comentando que el socialismo "es un poco difícil de definir". Prosiguió, "En el contexto de esta presentación por lo menos y en mucho de la literatura leeréis que el socialismo solo significa la transición desde una sociedad capitalista... Es el punto en el que la sociedad no está gobernada predominantemente por fuerzas capitalistas sino en cambio está gobernada predominantemente por organizaciones obreras. Así, la clase trabajadora empieza a ganar la lucha de clases y empieza a alejarse del capitalismo hacia la siguiente etapa. Así, es el proceso de terminar con el capitalismo".

Así, según el DSA, lograr el socialismo no requiere la movilización de la clase trabajadora contra el capitalismo y sus agentes políticos. Será logrado gradualmente, el producto último de un proceso en el que los trabajadores "empiezan a ganar la lucha de clases" y lograr reformas —supuestamente mediante el mecanismo de los sindicatos y el Partido Demócrata. Pero la cosa es que la clase trabajadora no puede "ganar la lucha de clases" mientras esté políticamente estrangulada por los partidos de la clase capitalista, incluyendo a los demócratas.

El resto del taller Campus Trabajo tenía por objetivo convencer a los estudiantes de "unirse a los sindicatos". A pesar de que el más destacado sindicato que está buscando "organizar" estudiantes de postgrado es el United Auto Workers (UAW), no se dijo una sola palabra sobre el escándalo de corrupción histórico que ha salpicado a toda su conducción.

El trotskismo contra la política del Partido Demócrata avanzada por DSA

El DSA es una facción del Partido Demócrata cuyo principal propósito es apoyar a un senador que se presenta a la nominación a la presidencia por los demócratas. No está atrayendo a amplios sectores de trabajadores, su membresía inflada consiste principalmente en capas de la clase media alta. Su conducción consiste de carreristas desvergonzados que buscan un mayor acceso a cargos en el Estado y el aparato sindical.

El DSA funciona según el pragmatismo más craso. Sanders, dicen ellos, es "nuestra mejor oportunidad" para el socialismo. Dentro del marco del movimiento socialista que tiene 150 años de existencia, esta no es una posición nueva.

El movimiento marxista siempre ha insistido en que despertar la energía política de la clase trabajadora requiere educar a los trabajadores y transformar a la clase trabajadora en una fuerza que sea consciente de su papel históricamente progresista.

No existe atajo para el desarrollo de la consciencia socialista —y ciertamente no mediante el Partido Demócrata. Introducir en la clase trabajadora las lecciones de la lucha de clases es un prerrequisito necesario para desarrollar una estrategia revolucionaria para la revolución socialista mundial.

Los jóvenes socialistas de hoy deben saber que el movimiento revolucionario contemporáneo no está empezando de cero. Hay innumerables lecciones que hay que internalizar para emprender acciones revolucionarias efectivas hoy.

En 1917, los trabajadores de Rusia establecieron consejos obreros —sóviets— y mediante el liderazgo político del Partido Bolchevique, conducido por Vladimir Lenin y León Trotsky, le quitó el poder al zar y derrocó a la dinastía Romanov después de 300 años de gobierno imperial. Fue Trotsky quien, tras la muerte de Lenin, libró una lucha constante por educar a la clase trabajadora para bloquear la degeneración de la Unión Soviética bajo la burocracia encabezada por José Stalin.

La lucha por el socialismo internacional contra el oportunismo nacional de la burocracia estalinista formó la base política de la fundación de la Cuarta Internacional, trotskista, en 1938 —el movimiento que Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) representa hoy.

El IYSSE basa su lucha en exponer las políticas procapitalistas del DSA en la lucha por la continuidad histórica del movimiento trotskista. Animamos a todos los miembros del YDSA a luchar dentro de su organización por políticas socialistas genuinamente revolucionarias y asumir el estudio de los temas estratégicos candentes de la lucha de clases del siglo XX.

La autora también recomienda:

New York Times falsifies history to claim Sanders is “transforming” the Democratic Party
[17 de febrero de 2020]

Why Alexandria Ocasio-Cortez is in the same party as Joe Biden
[28 de enero de 2020]

Sanders le dice al New York Times que consideraría un ataque preventivo contra Irán o Corea del Norte
[15 de febrero de 2020]

El DSA sobre el juicio político: ¿Cómo el DSA aprendió a dejar de preocuparse y amar a Bolton?
[13 de diciembre de 2019]

(Publicado originalmente en inglés el 21 de febrero de 2020)